Nacionales

Importados

F1 Web

Test del Ayer

Búsqueda personalizada

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Ford Sierra 2.3 Ghia - 1988

El más formal de la familia

Revista Parabrisas Nro 119. Abril de 1988

 

Ford Sierra 2.3 Ghia

 

Sólo nos quedaba el Ghia para completar la evaluación de toda la línea Sierra de Ford que ahora produce Autolatina. Circular por tierras patagónicas, nos sirvió para que afloraran virtudes conocidas y algunos defectos específicos de la versión. Con 105 CV (DIN), sin pretensiones deportivas, pero performances adecuadas, el Sierra Ghia se manifestó como el más "formal" de la familia equipada con motor de 2.300 cm3

 

La pregunta que se hará más de un lector al tener este ejemplar en sus manos, está cantada: ¿Otra vez un Sierra?. Sí, otra vez un Sierra. Para ser más exactos, el Sierra que faltaba. El Ghia.
A través de estos años de comunicación permanente y mensual, pasaron por nuestras manos las versiones GL de 1.600 cm3, Ghia S (con motor de 120 CV, similar al cupé), la XR4 y la Rural. En prueba a nuestra buena conducta -no volcamos ni deterioramos la integridad mecánica de ninguna unidad Sierra hasta el momento- Autolatina nos entregó el modelo que faltaba. Casi virgen, apenas con unos 800 kilómetros recorridos, como para encarar un largo viaje de asentamiento veloz y luego realizar las pruebas de performance con más de 7 / 8000 kilómetros recorridos.

Junto al GL de motor chico, el Ghia es el modelo más vendido de la línea Sierra. Conjuga una serie de detalles en lo referente a prestaciones y confort que lo ponen en posición de privilegio.
Como explicamos en más de una ocasión, el tema Sierra en la Argentina será punto de discusión bizantina a través del tiempo. No hay términos medios. Existen sus defensores, que gustan de su línea en general y los que no podrán asimilarla debido a influencia y tradiciones automovilísticas de las que no han podido desprenderse.

Ford Sierra 2.3 Ghia
Bondades y franqueza del Ghia doblando sobre el pesado ripio sureño

Este fenómeno del Sierra, no se limita al mercado local. En Europa sucedió algo parecido. Fue aceptado al primer contacto visual en Alemania, Austria, Suiza y España. En cambio, no impactó como se suponía en Inglaterra, Italia y Francia. Una mezcla donde nadie puede encarar un análisis aduciendo las peculiaridades de gustos latinos o gustos sajones.
Nuestra posición al respecto, tomada desde que la primera versión fuera evaluada por Parabrisas, es conocida. Nos parece un auto logrado en lo que respecta a su diseño total, moderno y actual, con buen coeficiente aerodinámico (aunque hoy en Europa existan autos que están muy por debajo del Cx 0.34), y un comportamiento rutero de gran nivel gracias a una eficiente suspensión trasera que lo transforma en un vehículo seguro ante virajes de de baja, media o alta velocidad. Y es precisamente en este punto, donde otros pueden manifestar ciertas falencias.
Obviamente, esta evaluación no diferirá mucho de la efectuada en Octubre de 1986 al Ghia S. Básicamente es el mismo auto aunque con algunas diferencias de performance, elasticidad y consumo.

Ford Sierra 2.3 Ghia
Tempranas horas en la salida de Puerto Madryn rumbo a Buenos Aires

1 - Estética exterior

4

Respecto al "S" la única diferencia notoria es la falta del spoiler trasero. En realidad no es ni más agradable ni menos agradable. Quizá el "alerón" posterior, en vista de perfil, alargue artificialmente la línea bajándole la cola pero como todo lo estético, es materia opinable. Las tazas cubrerruedas -iguales a las de "S"- realzan al Ghia, dándole un toque apenas informal (o deportivo), dentro de un contexto sobrio y distinguido. En el caso de nuestra unidad, ese mismo efecto era logrado por el color (colorado intenso), que dejó establecido que los tonos agresivos no le quedan mal.
Sobre los dos filetes laterales puede haber discusión, pero convengamos en que no rompen la armonía ya que son extremadamente finos.

Ford Sierra 2.3 Ghia
Imagen de la habitabilidad interior

2- Habitáculo

4

Generoso, amplio, sin serias limitaciones para los pasajeros posteriores.
La forma del tablero y la ubicación de la guantera, hacen que el asiento delantero derecho se pueda avanzar al máximo sin que su ocupante tenga que ubicarse en cuclillas debido al contacto de sus rodillas contra el panel.
En el caso de nuestra unidad, los tapizados de asientos y contrapuertas eran de color beige - marrón que no armonizaban demasiado con el rojo exterior.
.
3 - Puesto de comando e instrumental

4

Correcta para conductores de cualquier estatura. Si usted es bajo, la solución está en correr el asiento para adelante y enderezar el respaldo hasta obtener una visibilidad general adecuada. Si es extremadamente alto, la corredera del asiento al fondo y modificar el ángulo de inclinación del respaldo (con regulación de tensión en la zona lumbar), hasta obtener la posición deseada. Súmese que los delanteros disponen de regulación en altura (sistema angular), y llegará a la conclusión que todo conductor encontrará su posición ideal sin mucho trabajo.
Los asientos de la cupé XR-4 disponen de una mejor sujeción lateral de la espalda, pero los del Ghia no acarrean grandes inconvenientes en este aspecto. Una vez sentado frente al volante, la inclinación de éste, la ubicación de la pedalera y de la palanca de cambios junto a los comandos en general, hacen que manejarlo sea una tarea descansada y agradable. Uno de esos autos que como dice la gente: "Después de manejarlo diez horas te bajás como nuevo".
El instrumental es completo aunque a esta altura, y a varios años de su lanzamiento, el conjunto aparece como algo pequeño y no muy actualizado. Una versión 1988 exige una revisión en este aspecto porque la tendencia mundial es la de instrumentos más grandes, visibles y de lectura inequívoca e inmediata. El panel de chequeo es de lo mejor e informa al conductor de todo lo que necesita saber. Pese a que en ocasiones pueda fallar el bulbo de presión de aceite (con la consiguiente alarma que ocasiona), o la varilla para medir el nivel del lubricante que se mueve al trasponer una cuneta, y nos indique el faltante oleoso en el cárter. Hay que bajarse, abrir el capó y presionar la varilla. Si la luz testigo amarilla sigue prendida, es porque realmente le falta aceite.
Como en el resto de los Sierra, las luces del "check panel" deberían ser de mayor intensidad. Durante el día no son todo lo visibles que deberían.
El cenicero y la radio, continúan ubicados lejos del alcance del conductor.

Ford Sierra 2.3 Ghia

4 - Visibilidad

5

Uno de los puntos más sobresalientes desde cualquier ángulo. Los limpiaparabrisas cumplen con su función, aunque los de la cupé XR-4 se mostraron más eficientes a alta velocidad. Ídem el limpia - lavaluneta con tecla intermitente de gran utilidad que evita ser presionada cada vez que se la quiere poner en funcionamiento.
Los retrovisores correctos, y el de la derecha abarca el campo visual justo.

5 - Aireación - Calefacción

5

En más de una ocasión hablamos de la excelente aireación del habitáculo, tema en el que colabora eficazmente el techo corredizo con distintas posibilidades de apertura y persiana contra el sol.
El aire acondicionado no manifestó fallas pese a trabajar -en el caso del tramo Puerto Madryn - Buenos Aires- a destajo durante casi once horas ininterrumpidas. Ni en baja ni en alta pierde su capacidad de enfriamiento. Lo mismo la calefacción o el sistema de ventilación que es perfectamente regulable por medio de comandos de fácil y suave accionamiento. Es decir, cuando uno pretende que el aire desempañe el parabrisas, el sistema canaliza el flujo por esa salida sin imperfecciones o fugas por otros canales y cuando desea enfriar la zona de la pedalera, hacia allí fluye el aire. Usted me entiende, no siempre es así...
El tonalizado de los cristales laterales, luneta y parabrisas, debería ser algo más oscuro considerando la gran superficie vidriada de los Sierra. Esto, también lo dijimos en anteriores oportunidades.

6 - Confort de marcha

4.5

Para nuestro gusto, el Ghia es algo "mullido". De excelente andar por las calles de Buenos Aires, empedradas o no, pero con una tendencia a que el recorrido del amortiguador sea demasiado exagerado en algunas ocasiones. Nosotros pretenderíamos una suspensión un poco más rígida, pero inevitablemente -y lo sabemos- eso equivaldría a sacrificar bondades del confort de marcha, uno de los puntos más destacados del Ghia por parte de sus poseedores o compradores en potencia.
Eso sí, no es excesivamente rolador.

Ford Sierra 2.3 Ghia
Transitando por caminos adyacentes al Dique Ameghino, cerca de Las Chapas, provincia de Chubut

7 - Maniobrabilidad - Dirección

5

La asistencia de la dirección por medio del servo, es mucho más firme que la de otros Sierra con dos o tres años de antigüedad. Esto principalmente es nota en travesías ruteras, donde el conductor no se insensibiliza tanto con respecto a lo que transmite el auto.
Por su tamaño, las necesidades de espacio para entrar y salir del estacionamiento son mínimas. Una vez que sepa calcular donde termina el paragolpes -la trompa lanzada desubica al conductor inexperto- las maniobras son de una simpleza poco imaginable.
Seguro y de respuesta inmediata, tanto en ruta como en el denso y desordenado tránsito urbano.

 

8 - Equipamiento y Accesorios

4

Podríamos exigir apertura del techo eléctrica, regulación de altura de la columna de dirección, de calibración de faros desde el interior, espejos eléctricos y cinturones traseros inerciales. Pero en la comparación con otros vehículos de su mismo nivel de precio, el equipamiento es más que digno. Los lavafaros delanteros a presión son de suma utilidad, aunque nunca entendimos por qué razón funcionan en paralelo con el "sapito" del limpiaparabrisas. Hay ocasiones en que uno quiere despejar de suciedades el parabrisas parado en un semáforo -de noche, ya que los lavafaros sólo funcionan con las luces bajas o altas encendidas- y se corre el riesgo de empapar al peatón que cruza delante nuestro con el "spray" proveniente de este sistema.
Lo ideal, es un comando autónomo.

9 - Motor

3

De buen funcionamiento pero con la típica vibración que se produce en todos los propulsores de 2.300 cm3 a cierto régimen de rotación. Arranca instantáneamente bajo cualquier circunstancia y regula con absoluta normalidad sin transmitir ningún indicio al conductor.

Ford Sierra 2.3 Ghia
Los caminos de ripio del sur son ideales para evaluar el confort de marcha y comportamiento de suspensiones y neumáticos

10 - Performance

3.5

Por ser un 2.3 litros, las cifras no son escalofriantes. Pero convengamos que la relación final, así como las de caja, tienen una tendencia a que el motor viaje descansado y eso va en contra de buenas cifras de aceleración con partida detenida. No así en alta, donde por encima de las 3.500 rpm el motor se muestra saludable. Si hacemos comparaciones con el Ghia S, se notará la diferencia de 15 CV DIN a favor de esa versión más deportiva.
Convengamos, por otra parte, que una velocidad final del orden de los 178 km/h es más que suficiente para cualquier usuario promedio, sin olvidar que es un valor más digno de un dos litros que de un 2.300.
La quinta, pese a ser larga (0.816:1), casi llega a mantener al velocidad alcanzada por la cuarta con las ventajas de unos cuantos cientos de rpm menos. Obviamente, con algo de viento en contra o en cuestas, la sobremarcha flaquea.

11 - Transmisión

4

Embrague suave, de acople casi inadvertido. El selector de cambios no ofrece problemas. Es preciso al conectar cualquiera de las relaciones. Incluso la marcha atrás, que en otros Sierra testeados se había notado un poco arisca.
La transmisión de potencia al piso, es tema aparte. Un ejemplar de excelente tracción por parte del tren posterior, ayudado por una suspensión independiente que cumple con gran solvencia.

Ford Sierra 2.3 Ghia

12 - Frenos

4.5

Impecables en su comportamiento. Sin fatigas, ni perdidas de pedal, ni tendencias a perder la línea recta ante exigencias supremas. Pero, notamos, respecto a la XR-4 y al Ghia S, una vibración en los discos que se producía al cabo de dos o tres segundos de solicitación contínua a partir de velocidades del orden de los 160 km/h. Una particularidad que bien puede adjudicarse a la unidad testeada y no a todos los Sierra Ghia.
De cualquier manera, el hecho no empaña la eficiencia del sistema, porque no acarrea problemas reñidos con la seguridad y difícilmente, el usuario común hubiese llegado a detectarla.
Pese al lógico desplazamiento de peso a la hora de frenar, el tren trasero se mantiene apoyado logrando que las campanas traseras trabajen en equipo con los discos delanteros. Es decir, frena sobre y "con" las cuatro ruedas.

13 - Suspensión

4

Este Ghia no tiene un equilibrio tan armónico como la XR-4, pero es superior a la Rural y al GL. Como anticipábamos en el rubro "Confort de marcha", quizá sea algo mullido pero el resultado final es adecuado a un auto de estas características.
Su eje posterior, con el que sólo puede competir el del Peugeot 505 SR Turbo Diesel, es de una efectividad envidiable.

 

14 - Consumo

3.5

Poco es lo que se puede hacer en este aspecto partiendo de la base del motor 2.3 litros. Mucho se hizo, mejorando los consumos respecto al Taunus de manera notable, pero ahora aparecen limitaciones que son innatas del propulsor además del sistema de alimentación por carburador que también tiene sus restricciones en lo que a consumo se refiere.
Igualmente, el Ghia se muestra más económico que otros Sierra a velocidades constantes y en ciudad. Aceptable, casi lógico.
Con aire acondicionado funcionando hay que prever entre un 8 y un 10 por ciento de consumo plus.

Ford Sierra 2.3 Ghia

15 - Tenida en ruta
4.5

Aunque los amortiguadores y resortes del Ghia, son similares a los de "S", existen sensaciones que se deben transmitir al lector. La tenida es casi inmejorable, como en la mayoría de las versiones de la línea Sierra. Pero el "S" y la cupé XR-4 (otro tipo de neumáticos y elementos de suspensión), se comportan de una manera levemente más efectiva cuando se transita a altas velocidades (más de 160 km/h).
Obviamente, en este ítem pueden influir en más o en menos, los neumáticos y las condiciones del piso y/o temperatura.
Su capacidad de viraje es realmente impresionante. Y no por haber manejado todos los Sierra que se producen en el país, dejamos de sorprendernos en cada oportunidad. Una franqueza total, tanto en el asfalto como en caminos de ripio, donde la cola pierde su línea pero responde a la corrección del acelerador y el volante. Como debe ser.

 

16 - Luces

4

Faltan traseras antiniebla, que a esta altura deberían ser incorporadas como equipo de serie. Altas y bajas cumplen con su función sin falencias. Eficientes los lavafaros a presión.

 

17 - Accesibilidad

4

Pese al diseño y la escasa altura total del Ghia, entrar y salir por cualquiera de las cuatro puertas, es una tarea que se realiza sin esfuerzos ni complicaciones. Las partes mecánicas vitales son bastante accesibles.

Ford Sierra 2.3 Ghia
El Ghia en las infinitas rectas que unen Trelew con San Antonio Oeste, Ruta 3

18 - Terminación y estanqueidad
4

Mantiene el nivel de otras unidades testeadas con anterioridad. Sólo un par de piezas de plástico parecerían de calidad inferior a las de hace dos años atrás. Nada importante en el conjunto que se mostró absolutamente estanco (el ripio y polvillo gris del sur no perdonan rendija), tanto a la tierra como al agua.

 

19 - Baúl

4

Para un dos volúmenes (¿o dos y medio como suelen llamarlos en Europa?), los 353 dm3 de capacidad con carga oculta (o sea baúl baúl), son más que interesantes. Súmese la posibilidad de rebatir los respaldos y las variantes intermedias. El acceso a la carga es muy bueno gracias al gran portón trasero o quinta puerta.

 

20 - Precio

3

Una vez más habría que repetir que los Ford nunca fueron automóviles baratos en Argentina. De todas formas hay que compararlos con los de sus competidores directos en base a equipamiento.
Hablar de precios, con los aumentos de los últimos meses, no es demasiado coherente. Al mes de marzo (primeros días), u$s 16.000 para un Sierra Ghia no es descabellado, mucho menos cuando casi 8.000 pasan a manos del Estado.

Por: Carlos F. Figueras
Fotos: "Juano" Fernández

Ford Sierra 2.3 Ghia

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

CONCLUSIONES

Virtudes

  • Confort de marcha y tenida
  • Aireación del habitáculo
  • Suspensión trasera
  • Habitabilidad
  • Terminación y estanqueidad
  • Poder frenante
  • Regulación de los asientos delanteros

Defectos

  • Escobillas mejorables

  • Motor desactualizado
  • Tonalización de cristales insuficiente
  • Ubicación de cenicero y radio
  • Luces débiles del "check panel"
  • Indicador nivel de cárter
  • Tapizados que no armonizan con color exterior

Puntaje final: 81.50
(Suma del puntaje de los 20 rubros)

REFERENCIAS

5

OPTIMO

4

MUY BUENO

3

ACEPTABLE

2

REGULAR

1

DEFICIENTE

VEL. MÁXIMA 178.750 KM/H
Promedio de las dos mejores pasadas en sentidos opuestos en IV velocidad con valores de 178.5 y 179.0 km/h. En Vta marcha 174.1 km/h

ACELERACIÓN

0-100 Km/h

12.68 s

0-1000 Metros

33.94 s

40-100 Km/h en IV

20.76 s

 

Los comandos de limpia - lavaluneta y luneta térmica junto a la salida de aire del extremo izquierdo

 

Cubrerruedas

La foto muestra el gran campo visual del espejo retrovisor externo derecho


Contrapuerta con portamapas y estudiado apoyabrazos

CONSUMO

En ruta
l/100 Km
Aut
100 Km/h
7.6
789 Km
120 Km/h
9.4
639 Km
140 Km/h
12.1
495 Km
160 Km/h
13.9
431 Km
Ciudad
13.8
434 Km

 

VELOCIDAD MÁXIMA EN CADA MARCHA

I

56 Km/h

II

92 Km/h

III

130 Km/h

IV

178 Km/h

V

174 Km/h

 

Eficiente sistema de lavafaros delanteros


Luces de cortesía


La radio AM-FM / Pasacassette es de buena calidad


Manija interna de puerta con bloqueo integrado


Tripulación de Parabrisas algo "desorientada"

ERROR DE VELOCÍMETRO

Vel indicada Vel real
20 19
40 37
60 57
80 76
100 94
120 113
140 128
160 147
180 165


Porta-cassettes entre los asientos delanteros


"Check panel" en funciones, insuficiente iluminación durante el día


Comandos de levantavidrios y bloqueo central


El sistema de apertura de techo es excelente. Ofrece varias posibilidades, posee cortina contra el sol y acrílico tonalizado. Es una de las causas por la que la ventilación del habitáculo de los Sierra (que lo poseen), es óptima

EQUIPAMIENTO

- Temperatura de agua (aguja)
- Luz reserva combustible
- Cuentavueltas
- Reloj analógico
- Radio AM/FM pasacassette
- Aire acondicionado
- Elevacristales eléctricos (4)
- Reóstato de luz de tablero
- Apertura de puertas automática
- Bloqueo interno
- Luz de lectura (adelante)
- Vidrios polarizados
- Regulación altura de asientos delanteros
- Regulación lumbar
- Luneta desempañante
- Lavafaros
- Luz de marcha atrás
- Luz de baúl
- Antena eléctrica
- Techo corredizo
- Espejos externos (2)
- Cinturones inerciales (2)
- Dirección servoasistida
- Guantera con cerradura
- Portamapas - bolsillos
- Apoyabrazos rebatible
- Respaldo trasero rebatible
- Apoyacabezas (adelante)

VALOR DE LOS VEHÍCULOS 0Km A ABRIL DE 1988
Vehículo Valor en Australes

Fiat Brío

29.359

Fiat Súper Europa TR

49.377

Fiat Spazio TRD

45.269

Fiat Regatta S

65.841

Fiat Duna SCV

68.342

Ford Falcon Ghia 3.6

60.414

Ford Falcon Rural GL

69.053

Ford Sierra Ghia

90.018

Ford Sierra Ghia S

97.959

Ford Sierra XR4

111.534

IES 3CV S. América

29.413

Peugeot 504 SR Full

72.120

Peugeot 504 SRD

82.312

Peugeot 505 SRD TD

149.309

Peugeot 505 SRi

118.191

Renault 12 GTS

58.082

Renault 11 TSE

72.155

Renault 11 Turbo

83.125

Renault 9 TSE

72.883

Renault 18 GTX II

91.810

Renault Fuego 2.2

120.173

VW 1500

40.718

VW Gacel 1.8

78.604

VW Carat CD

58.551

Características técnicas

Motor

Delantero longitudinal. 4 cilindros en línea. Un árbol de levas a la cabeza. Diámetro por carrera 96 x 79.4 mm. Relación de compresión 9.0:1 Potencia máxima 105 CV DIN a 5.000 rpm Par motor 17 kgm a 2.500 rpm Alimentación por un carburador de doble boca con cebador automático. Sistema de ignición electrónico del tipo de energía constante

Transmisión

Embrague monodisco seco con placa de presión a diafragma y sistema autoajustable de juego de pedal. 215 mm de diámetro. Caja de velocidades de 5 marchas y MA. Relaciones 1era 3.650:1 2da 2.135:1 3era 1.370:1 4ta 1:1 5ta 0.816:1 MA 3.660:1 Comando al piso. Desmultiplicación del puente 3.62:1

Dirección

Servoasistida de piñón y cremallera. Vueltas de volante de tope a tope 3.85

Suspensiones

Delantera: Independiente tipo McPherson, con brazos inferiores de control y barra estabilizadora posterior a la línea del eje frontal.
Trasera: Independiente con brazos dispuestos en forma angular. Resortes helicoidales de acción progresiva y amortiguadores hidráulicos de doble acción

Frenos

Delanteros de disco, rotor ventilado. Traseros de campana autorregulables. Dos circuitos con válvula compensadora inercial. Servoasistidos. De mano de accionamiento mecánico sobre las ruedas traseras

Sistema eléctrico

Batería de 12 V - 500 A - 70 RC. Capacidad del alternador 75 A. Tipo de regulador: electrónico incorporado

Ruedas y neumáticos

Llantas 5 1/2 x 14 de acero ventiladas. Neumáticos radiales de acero. Medidas 185 / 70 SR x 14

Capacidades y dimensiones

Tanque de combustible 60 litros. Capacidad del baúl 353 dm3. Largo 4.454 mm Ancho 1.725 mm Alto 1.423 mm Distancia entre ejes 2.608 mm Trocha delantera 1.458 mm Peso total en orden de marcha 1.165 kg

Vea también

Ford Sierra GL

Road Test del Ford Sierra GL
Revista Parabrisas Nro 105. Febrero de 1987

Ford Sierra XR-4

Road Test del Ford Sierra XR-4
Revista Parabrisas Numero 108 Mayo de 1987

Ford Sierra Optima

Road Test del Ford Sierra XR-4 16v
Revista Road Test Nro 11. Septiembre de 1991

Ford Sierra XR-4i V6

Road Test del Ford Sierra XR-4i V-6
Revista Autopista (España) Nro 1250. Julio de 1983

Ford Sierra XR-4x4

Road Test del Ford Sierra XR-4x4
Revista Autopista (España) Nro 1362. Agosto de 1985

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.

Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.

Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter

 

 

 

 

 

 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar

Cantidad de visitas