Nacionales

Importados

F1 Web

Gustavo López Productor de Seguros

Test del Ayer

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer
 

Road Test Nro 818: Dodge Polara - 1968

Un salto con botas de siete leguas

Revista Automundo Nro 190. Diciembre de 1968

 

Dodge Polara

Creemos que al igual que los hombres, los autos tienen una personalidad. Ubicarla en el sentido de aplicación; definirla en tal forma que, llegado el momento de elegir, el potencial comprador conozca esa afinidad; despertar en su conciencia la necesidad de armonizar ambos temperamentos es parte de nuestra labor. La otra es decir, con claridad, qué se puede esperar de ese automóvil. En ambos casos, con honestidad

Ustedes saben, como nosotros, que cuando una fábrica presenta un nuevo automóvil reúne cierta cantidad de expertos que estudian en detalle el proceso de lanzamiento. Toda una campaña diagramada con la minuciosidad de un operativo de guerra espera el momento elegido con sus baterías listas, prontas para descargar sus andanadas de argumentos, sus granadas de supuestas ventajas, su metralla hecha palabras.
En algunas oportunidades -como en la presente- el slogan elegido para destacar virtudes del vehículo llega más allá de la mera afirmación que tal cosa o tal otra de determinado auto es excelente y mejor que las que ofrece la competencia.
Nos dijeron que "había comenzado una nueva era". Nos afirmaron que había concluido "la del aburrimiento"...

También te puede interesar

- Road Test del Ford Fairlane 500 V8
- Road Test del IKA Rambler Classic Custom Tornado Jet

Miramos el nuevo Dodge ... ¡Cuántas dudas por develar .. ! (Parece demasiado grande ... ¿no?) La verdad es que las líneas son nuevas para nuestro mercado. Y ágiles. (Pero, ¿no será demasiado pesado?) ¿Y el motor? ¿Y los frenos? A confesión de parte, relevo de prueba. Decimos ahora que miramos el auto con cierta aprensión. No tanto por lo que pudiera ser, sino por todo los que las baterías del operativo presentación decían que era.
¿Conque "nueva era" .. eh? ¿Conque "venís a terminar con el aburrimiento"... no? Veremos. En la cancha se ven los pingos. Fuimos con el Dodge Polara sin hacer mucho caso de la suma de miradas curiosas que nos seguían por doquier y arrugando un poco el entrecejo ... El amarillo de la pintura hería nuestra sensibilidad cromática.
Sin embargo, cuando las mirados y gestos del público comenzaron a transformarse en palabras y su sentido inquiría nuestra opinión al tiempo que halagaba el siempre despierto ego, el amarillo de la carrocería comenzó a parecernos algo menos rabioso.

Dodge Polara
Cuando AUTOMUNDO dice que prueba los autos en todo tipo de camino, a veces olvida mencionar que lo hace donde no hay camino o donde el mismo es -por el momento- sólo una expresión de deseos. Pese a la impresión de "blandura" de suspensión que el coche comunica, sus elementos absorben con idoneidad los mas abruptos desniveles. Los topes llegaron a oirse sólo en una oportunidad, a raíz de que alguien plantó un lomo de burro inesperado

El Polara

... no tiene uno personalidad impuesta. Tampoco existen agrega-dos a su nombre que presupongan determinada prestación con mayor eficiencia que otra. Además, es un auto nuevo para nuestro mercado, con lo que la inevitable exploración se fue transformando en una suma de pequeños descubrimientos. Su prolongado uso en todo terreno nos brindó la oportunidad de distinguir distintas facetas que fueron delineando -junto con el nivel de prestación de los elementos mecánicos- un carácter definido, una auténtica personalidad que trataremos de esbozar para nuestros lectores. El aspecto exterior del Dodge Polara es, paro nuestro mercado, el de un auto grande. Sin embargo, aspectos del particular estilo con que ha sido tratado su carrocería le otorgan cierta sensación de ligereza, sobre todo en la porte posterior de lo línea de cintura. El concepto estilístico -juego de líneas duras y ángulos rectos- armonizo con los últimos dictados de la tendencia actual, que muestra marcada preferencia por los contrastes que surgen del enfrentamiento de aquéllas con suaves curvas de enlace.
Siempre desde el punto de vista del aspecto, si bien es un auto grande, no resulta -por las razones expuestas - un auto pesado.

Dodge Polara
Cuando llueve en serio es necesario elevar la velocidad de barrido del limpiaparabrisas. El control correspondiente tiene dos puntos; alta y baja. Se aprecia en la fotografía la agrupación del instrumental en el tablero correspondiente, los controles de una muy buena radio, calefacción, ventilación, cenicero central y el encendedor que dejó de funcionaren el kilómetro 4.008

En cuanto asomamos al interior de su habitáculo y tomamos asiento en él, la idea de espacio siguió golpeando en los impresiones previas. Es un seis asientos. Sólo en viajes de muy extenso duración un tercer pasajero, en el asiento anterior, puede sentirse fuera de lugar. Los asientos son mullidos y el tapizado de bastones verticales colabora a reducir los deslizamientos laterales, que son comunes en los asientos enterizos, gracias a la difundido utilización de diferentes combinaciones de fibras sintéticas. El puesto de conducción se caracteriza, en esta oportunidad, por la utilización de un volante de tamaño más reducido, que hemos tenido oportunidad de ver en algunos modelos de la línea que se fabrican en Estados Unidos. El tablero instrumental está tratado con acierto, abandonando el enfoque de "planisferio" y volviendo o la sistematización de los instrumentos en alojamientos redondos, bien agrupados y de fácil lectura. En el de la izquierda, que domina el velocímetro, lo completa el odómetro y un totalizador de parciales. En el de la derecho se agrupan aquellos indicadores que nunca debieron ser reemplazados por luces testigo, que en lenguaje tuerca han recibido el mote de "luces de idiota". Amperímetro, indicador del nivel de combustible, temperatura de agua y presión de aceite completan el instrumental propiamente dicho. Entre ambos alojamientos existe un tercero, más pequeño, en el que encuentra cabida el tacómetro en los modelos GT.
El resto son controles. El de luces en la extremo izquierda, en la parte inferior del velocímetro, bajo el borde del panel, la traba que libera el capot, de acción sólida y precisa. Sobre la derecha del panel de instrumentos se ubica el control del limpiaparabrisas y más allá los de la radio y el sistema de ventilación y calefacción. Sólo dos luces testigo complementan el sistema: la de luz "alta" en ruta y la de "freno de mano colocado". La posición de manejo es agradable, muy descansada, y los ángulos que toma el cuerpo del conductor en las articulaciones pierna - muslo, cadera y brazo antebrazo, lo suficientemente cercanos al ideal como para que largas horas al volante no se traduzcan en molestas distensiones musculares.
En cuanto la observación inmóvil se transformo en absorción de impresiones de marcha, son dos los que se ubicaron al tope en nuestra libreta de notas: silencio y suavidad. El auto pareciera deslizarse más que rodar.
La impresión primaria de generoso tamaño se diluye así, derivada por la eficiencia de una dirección muy ligera y precisa y por la importancia y persistencia de una de las curvas del motor, la del torque.
Mientras el auto transita entre los vericuetos del tránsito ciudadano, se nos hace difícil creer que su longitud llegue a los 5,01 m, su ancho a 1,86 m y, frente o una aceleración mucho más que discreta, que su peso esté más allá de los 1.350 kg.

Dodge Polara
La superficie vitrea que rodea el habitáculo del Dodge Polara permite que, más allá de la comodidad y la eficiencia, los pasajeros se sientan parte del paisaje. Desde el puesto de conducción, los puntos ciegos son mínimos, sintetizándose en "atrás a la izquierda" el mas notable

El motor

... es un viejo conocido. Antes se llamaba "Slant Six"; ahora ha sido bautizado con el nombre de "Slant Power". Sin embargo, pese a que su apariencia externa no observa modificaciones, algo, en sus entrañas, debe haber cambiado. Lo afirmamos por los resultodos obtenidos a lo largo de sucesivas pruebas, en los que el Dodge Polara supera con amplitud los registros que obtuviéramos en su oportunidad con el Valiant IV, que, se supone, estaba equipado exactamente con el mismo motor.
El seis cilindros inclinado a 30° desarrolla 3.682 cc, producto de un diámetro de cilindro de 86,4 mm y una carrera de pistón de 104,77 mm. Es, entonces, un motor "lungo'', de relativamente escaso régimen de rotación. Esta característica, aunada a otros -principalmente al muy calculado sistema de admisión-, permite disponer de amplio torque o escaso número de rpm. La curva correspondiente encuentra su máximo valor a los 2.400 rpm con 30 kgm, mientras que la de potencia lo hace a las 4.000 rpm, con 145 HP SAE. Lo expuesto, con un índice de compresión de 8,41:1, lo que exige el uso de nafta especial. Cuando realizamos las pruebas correspondientes con graduación octánica común, él muy audible pistoneo indicó la conveniencia de retornar al uso del combustible que los características del motor necesitan. Con 3.07:1 como relación final de puente trasero y neumáticos 735 x 14, los 145 HP que declara la fábrica fueron capaces de impulsor al Dodge Polara a 163 km/h, velocidad mucho más que "ligeramente superior" a la máxima que obtuviéramos con el Valiant IV, que apenas sobrepasaba los 148 km/h.
Es de destacar el escaso esfuerzo que el motor parece realizar cuando se crucerea en el orden de los 140/150 km/h, lo cual, conjugado con muy escasa rumorosidad, aun la proveniente del viento, acentúo la impresión marcada de ligereza con que el auto enfrenta sus tareas específicas. Tanto a la mencionada velocidad de crucero como a la tope, en la que el velocímetro miente 7 km/h, ya que la aguja se clava en los 170 km/h y el cronómetro sólo acuso 163 km/h, el instrumental correspondiente de temperatura de agua y presión de aceite no acusó aumento de los niveles normales. Pero como dicho instrumental no ostenta guarismos que permitan realizar comparaciones objetivas, aunque su escala está graduada en forma muy legible, nos tomamos el atrevimiento de comprobar los correspondientes registros. Para temperatura de agua, 75 grados; para presión de aceite, 65 libros/pulg.2.

Dodge Polara
Llegó la hora de doblar. Primero, en el barro. El auto es grande, pero no "pesado". Responde acertadamente al comando de las ruedas directrices y a la aplicación de potencia. Si algo se va en estas condiciones, primero es la cola

La transmisión

... del Dodge Polara supera la de cualquier producto anterior de la fabrica por dos factores de su caja de velocidades. El primero, la suavidad del accionar, que supera lo conocido anteriormente, sobre todo en el pasaje de primera a segunda velocidad. El segundo, la sincronización de la primera velocidad -rápida y precisa-, que evitará la protesta de ciertos engranajes cuando manos más fuertes que hábiles pretendan realizar lo que no han aprendido.
Las relaciones de la caja de velocidades están escalonadas de forma tal de evitar, en lo posible, el continuo uso del cambio de marcha, principalmente el pasaje de segunda velocidad a primera. Con 3,02:1 como relación de primera y 1,76:1 de segunda velocidad, aquélla es necesaria únicamente para mover el automóvil, encargándose ésta de mucho del proceso, hasta entregarlo a la tercera, que es directa.
En la práctica, durante las pruebas de ruta y en sectores de montaña, insistimos en el no uso de la primera velocidad para observar -precisamente- la elasticidad de la segunda. La comprobación dio como resultado que, en toda lo trepada a Copina y de ésta al Cóndor, no fue necesario recurrir a la mayor desmultiplicación para vencer ninguna de las empinadas cuestas. La segunda resultó suficiente.
Las velocidades topes registradas en ambas marchas fueron de 58 km/h para primera y de 114 km/h para segunda velocidad. Lo expuesto lleva directamente a establecer conclusiones sobre Ia aceleración del vehículo. Presentes sus características no podemos menos que considerarlos como buenos, ya que el 1/4 de milla con partida detenida (400 m) logró cubrirlos en reiterados 19" 1/5. Durante todo el proceso de pruebas de aceleración, lo único anormal que logramos observar fue alguna tendencia al zapateo de la rueda trasera derecha, en el momento de máxima aplicación de potencia. En lo referente a la relación final de puente, la medida de los neumáticos en uso y las curvas del motor, en función de la utilización de la tercera velocidad, destacamos que cierta alegría se hace presente en el motor sobre los 110 km/h, mientras que la real contentezza sólo le llega cuando el velocímetro oscila entre los 120 y 150 km/h.

Dodge Polara
Lo experimentado en caminos en construcción nos animó a probar si el Dodge Polara podía o no ser todo terreno. Puede. El despeje es notable y el juego libre de las suspensiones es suficiente como para que el auto no se asuste si lo obligamos a transitar por donde lo hacen los caballos sueltos y no se supone que lo hagan los encerrados en un vano motor

La suspensión

... del Dodge Polara, pese a que conserva las característicos de diseño del Valiant IV, es diferente. Hay mucho menos trasmisión de las irregularidades del piso al volante de dirección y al habitáculo. La sensación general también es distinta. La primera impresión es la equivocada. Pensamos que el auto flotaba sobre elementos demasiado blandos. No era así. Las barras de torsión y los amortiguadores del tren delantero, tal como los elásticos sernielípticos y los amortiguadores del tren trasero, realizan una tarea eficiente pero distinta.
Es como si se hubiera intercalado entre piso y ocupantes del vehículo un sector que filtrara las irregularidades- del pavimento, disimulándolas paro los ocupantes del auto. Ello, sin llegar a extremos excesivos. La prueba se concretó una sola vez cuando la suspensión tocó fondo, luego de un lomo de burro muy pronunciado, abordado a 130 km/h.
De acuerdo con lo dicho, podría llegar o suponerse que a la hora de doblar el Dodge Polara mostraría su debilidad, su talón de Aquiles, teniendo en cuenta una muy generoso distancia entre ejes, que llega o los 2.810 cm ... La verdad es que sí y que no. Cerca del que sí llegamos en los curvas muy lentas, en los que el auto manifiesta un rolido acentuado y que pareciera trabarse. Nos referimos a curvos del tipo retorno, tal como la entrado a mixtos del circuito 9 del autódromo municipal. No lo es tanto en la horquilla, donde su control es mucho más sencillo. El que no lo encontramos en toda clase de curvas amplias, del tipo curvón del circuito 1 y 12, del tipo de Ascari y empalme Ascari. Lo característica es subvirante hasta determinada velocidad. Luego, ésta se invierte, pero de golpe. La comprobación nos llegó en el curvón Salotto (circuito 12), el que, abordado hasta 140 km/h, se transita con algún trabajo pero sin dificultades. A 150 km/h la cola despegó y hubo mucho trabajo e iguales sobresaltos. Claro que alguien podría preguntar: "Pero ... quién quiere entrar en el curvón Salotto o 150 km/h en un Dodge Polara. Quien lo preguntara tendría razón de hacerlo. La respuesta sería: nadie. Pero nosotros creimos nuestra obligación encontrar el límite del auto en determinado disyuntiva. Es ése.
Colocado el coche en ruta, con prescindencia de su piso y frente a las dificultades que habitualmente se encuentran, bien podemos afirmar que su manejo es agradable y seguro. Lo caja de dirección, pese o su relación de 24:1, actúo en forma tal que el auto es sensible a las menores indicaciones del volante. Esto permite una conducción descansada, evitando las continuas correcciones y sobrecorrecciones y apuntar el vehículo donde el piloto quiere que vaya. Barro y ripio no son obstáculo paro la seguridad del andar, aun a velocidodes de apuro. Se evidencia una tendencia al zapateo en las aceleraciones con piso desparejo, las que desaparecen mediante la graduación en la aplicación de potencia. Las ilustraciones, cumpliendo aquello de que bien vale una buena imagen que mil palabras, y ubicando al auto tanto en piso de tierra como en barro o pavimento, son elocuentes.

Dodge Polara

Los frenos

... del Dodge Polara son innovación en la linea de productos Chrysler. Adelante, cumpliendo una necesidad ineludible, de disco, asistidos por servo. En el tren trasero el sistema es convencional, de campanas. La diferencia resulta notable desde el primer momento en que se presiona el pedal correspondiente. La sensación de seguridad se acentúo o medida que el uso se prolonga o lo largo de los días. La eficiencia del sistema no decae con el uso reiterado y, hasta los 140 km/h, es de notable eficacia. Más allá nos encontramos con algún problema. A velocidad tope, algo más de 160 km/h, el pedal adquiere inesperada dureza, exigiendo mayor esfuerzo -mucho mayor esfuerzo- Pese mantener el ritmo de desaceleración usual. Bajo esa velocidad no se observa inconveniente alguno, la detención es rápida y segura. Sólo en el caso de "panic stop", cuando la exigencia es inmediata y brutal, se nota cierta tendencia o la oscilación -perfectamente controlable- y al zapateo del tren trasero, lo que merma la eficacia del conjunto. Pero al César lo que es del César. No es un paso adelante el que ha dado el Dodge Polara en relación a su pariente el Valiant IV ... Es un salto con botas de siete leguas...

Dodge Polara

El Dodge Polara en píldoras

Nueva línea. Atractiva, moderna. Auto grande con sensación de ligereza. Estupenda capacidad. Baúl para todo lo familia, incluyendo la jaula del loro y la cucha del perro. Mucho suavidad y silencio. Se desliza por el tránsito. Tiene boca grande pero come poco. A la hora de correr, casi todos le van o ver la cola que, además, nos gusta. Pero no ha sido hecho para correr. Nadie que no seo un inconsciente podrá asustarse jamás detrás del volante del Polara. Dobla. Y el que crea lo contrario se equivoca. Además, frena. Y eso que nadie dijo que era un auto deportivo. No lo es. Cuanto más grande sea la familia, más gustará del Polara. Es el coche de la gran familia. Pero si papá es "tuerca" y no le gusta que lo pasen, sea en el derecho o en el sinuoso, le va a dar trabajo a muchos. Y lo gente lo mira... Y ya no creemos que sea por el rabioso color amarillo que nos tocó en suerte.

Por Miguel Ángel Barrau
Fotos: Carlos E. Diaz

Las mejores imágenes de esta prueba en Alta Resolución

<click en las imágenes para ampliar>

Deja tu comentario sobre este Road Test

LO QUE MÁS Y LO QUE MENOS
  • Lo que más nos gustó del Dodge Polara: Su suavidad, silencio de marcha, la primera sincronizada, velocidad de crucero y consumo.
  • Lo que nos gustó del Dodge Polara. Sus frenos, habitalidad de trepada, la elasticidad de su motor, luces de ruta, estabiliidad en curvas ampliadas, velocidad tope
  • Lo que nos gustó algo menos del Dodge Polara. La sujeción del tren trasero, tenida en curvas lentas, el cebador automático, la hermeticidad de la tapa de tanque de nafta
  • Lo que poco nos gusta del Dodge Polara. Que el agua de la lluvia nos caiga sobre los pies, que se despeguen los burletes del baúl, que el encendedor se rompa, que los levantacristales originen el único ruido existente, la calidad del gato de fábrica

Cotizá ahora el seguro para tu auto

VELOCIDAD MÁXIMA 163.914 KM/H
En 3era velocidad

ACELERACIÓN

0 - 400 metros

19s 1/5

FRENADO

80 Km/h a 0

27.00 m

100 Km/h a 0

39.70 m

120 Km/h a 0

60.00 m

140 Km/h a 0

88.00 m


CORRECCIÓN DEL VELOCÍMETRO

Vel indicada

Vel real

80 Km/h

79.646 Km/h

100 Km/h

100.558 Km/h

120 Km/h

119.778 Km/h

140 Km/h
139.114 Km/h
160 Km/h
157.894 Km/h
170 Km/h
163.914 Km/h

CONSUMO

Vel
km/litro
Urbano
Transito "apurado"
6.2
Transito "normal"
7.8
Ruta
6.1
90 / 100 Km/h
8.8
120 Km/h
7.9
140 Km/h
7.0
150 / 160 Km/h
5.6

El velocímetro del Dodge Polara estuvo en lo justo hasta los 120 km/h. La aguja no oscila sino que gradualmente trepa o desciende

PRUEBA DE ESTABILIDAD

Curva

Circuito

Entrada
(km/h)
Salida
(km/h)

Curvón

12

140
130

Ascari

12

160
150

Ascari

2

140
130
"S" ex ciervo
12
140
120
Tobogán
2
100
90
Cajón
2
70
60
Horquilla
12
80
65
Horquilla
2
80
70

Las comprobaciones fueron realizadas de acuerdo con lo indicado en cada caso por el velocímetro del automóvil

Dodge Polara
El tratamiento de la parrilla responde a un concepto distinto en nuestro medio. Líneas duras, ángulos rectos, agresividad. Los faros -cuadrados- significan una buena luz rutera, sobre todo la que corresponde a la alta. La baja, si bien se encuentra correctamente angulada, se manifiesta con su alcance algo pobre

Dodge Polara
La impresión de mayor agilidad en el Dodge Polara se encuentra de la línea de cintura hacia atrás. La cola pareciera empujar al auto. El baúl es de amplísimas dimensiones, pero su hermeticidad dudosa en razón del desprendimiento del burlete de goma que experimentó sobre la mitad del test; a los 4.000 kilometros

Dodge Polara
Cuando llegó la hora de trepar, la elasticidad del motor, la ubicación del máximo torque (30 kgm a 2.400 rpm) y las relaciones de caja de velocidades permitieron una muy reducidad utilización de las marchas. La primera velocidad puede permanecer dormida sin merma de la velocidad de trepada y sin sufrimientos para el motor

Características técnicas

Motor

6 cilindros en línea, inclinado 30 grados. Diámetro del cilíndro 86.4 mm Carrera del pistón 104.77 mm. Cilindrada total 3.682 cm3. Relación de compresión 8.41:1. Torque máximo 30 kgm a 2.400 rpm. Luz de válvulas Admisión 0.254 mm Escape 0.508 mm. Potencia 145 HP a 4.400 rpm. Alimentación por carburador Holley RX 7001. Refrigeración líquida. Circuito de 12.7 litros. Lubricación forzada. Capacidad del cárter 3.790 litros

Encendido

Bujias Champion N 14 Y. Orden de encendido 1 - 5 - 3 - 6 - 2 - 4

Sistema eléctrico

Batería de 12 v 48 A/h. Proceso de carga por alternador de 12 v

Transmisión

Embrague monodisco seco de 235 mm de diámetro. Caja manual. Palanca de cambios en la columna de dirección. 3 velocidades con las siguientes relaciones. 1era 3.02; 2da 1.76; 3era 1:1. Marcha atrás 3.95:1. Relación del puente trasero 3.07:1 (opcional 3.31:1.).

Dirección

Tipo nuez a bolilla de circulación contínua. Relación 24 a 1

Frenos

Delanteros de disco. Traseros por sistema convencional

Suspensión

Delantera: Barras de torsión y amortiguadores
Trasera: Elásticos semielípticos y amortiguadores

Ruedas y neumáticos

Neumáticos medida 735x14". 640 x 13 para alta performance. E70 x 14 sin cámara

Capacidades y dimensiones

Largo 5.01 m Ancho 1.86 m Entre ejes 2.81 m Trocha delantera 1.42 m Trocha trasera 1.68 m Peso aproximado 1.350 Kg

Vea también

Dodge Polara Cupé

Road Test del Dodge Polara Cupé
Revista Corsa Nro 322. Junio de 1972

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 

 
 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad
Por Gustavo Ernesto López
email guerlopez@gmail.com

Cantidad de visitas