Nacionales

Importados

F1 Web

Test del Ayer

Búsqueda personalizada

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Ford Sierra 1.6 L - 1985

Comodidad y rendimiento

Revista Parabrisas Nro 88. Septiembre de 1985

 

Ford Sierra 1.6 L

Un análisis de este automóvil, al que por su duración, condiciones y distancia recorrida podemos calificar de exhaustivo, no puede menos que arrojar un saldo netamente favorable. Un compromiso casi ideal se encuentra entre el tamaño y el confort que ofrece y el bajo consumo verificado. Una combinación a todas luces interesante y provechosa

Nueve mil kilómetros alcanzan como para poder opinar acerca del comportamiento de un automóvil. Sobre todo si se desandan a través de caminos patagónicos con gran diversidad de condiciones climáticas y geográficas.
El Sierra L en cuestión, que me sirvió para un relevamiento económico - social de los territorios al sur del río Colorado que realicé para SIETE DIAS, soportó estoicamente los fríos de -10 grados, los cálidos vientos que me tocaron en la zona norte y los caminos helados y de ripio.
Pero antes de hablar de su comportamiento, merece un párrafo aparte el consumo de combustible. La unidad no contaba con caja de cinco marchas -aclaración importante para abordar este rubro- y debo confesar que debido al poco tránsito de las largas rectas de la Ruta Nro 3, viajé un promedio de 150 km/h. Grande fue mi sorpresa haciendo los cálculos de consumo sobre tanque lleno y efectuando la división correspondiente, los índices fueron del orden de 10.5 - 11 litros cada 100 kilómetros. Realmente admirable para un motor de 1.600 cm3 a carburador. Esto me hace pensar -a veces hago funcionar mis células grises- que en quinta velocidad y a una velocidad crucero de 120 km/h, los registros deben andar por los 7 litros cada 100 km, o sea 28 litros para el viaje Buenos Aires - Mar del Plata.

Ford Sierra 1.6 L
El diseño de la cola integra un conjunto aerodinámico que, indudablemente, "interviene" en el bajo consumo

A nivel performance no se puede exigir demasiado. La opción es inevitable: economía de combustible o performance. Las dos cosas juntas se dan de patadas. De cualquier manera, su aceleración es interesante y suave a partir de cualquier régimen, lo que se manifiesta con una gran elasticidad en directa a partir de los 60 km/h. La velocidad máxima es suficiente y las condiciones de estabilidad en ruta son admirables. Porque a no dudarlo, lo mejor que hace el Sierra es doblar. Siempre a fondo y en cualquier lado con tendencia a sacar la cola (oversteer que le llaman) sólo en pisos de ripio.
Claro, que si tenemos en cuenta la suspensión independiente y tracción trasera, el resultado no podía ser otro. Por algo lo usan BMW, Mercedes Benz y otros.
Aerodinámicamente es un auto nacido del túnel de viento y eso, por supuesto, ayuda a que los niveles de consumo sean bajos, la insonorización del habitáculo total y el confort de marcha una virtud.

Ford Sierra 1.6 L
Sobre la línea del Sierra -sin duda, un concepto avanzado- se ha hablado bastante. Pero los adeptos son cada vez más. En otro orden, su confort permite calificarlo como un auto familiar

Los frenos cumplen muy bien su función y me hizo recordar a los autos europeos debido a que no agacha la trompa sino que el auto tiende a prenderse aún más al piso sin perder la línea. Supongo que también se debe a la buena geometría de las suspensiones. La caja es de accionamiento adecuado y las relaciones algo largas, especialmente de 3era a 4ta donde el motor sufre una caída de vueltas importante. Para alcanzar una óptima aceleración hace falta tirar la 3era hasta los 120 - 125 km/h y recién ahí, la cuarta empuja.
La posición de manejo, el asiento, los cinturones, la ubicación de los comandos, los espejos externos, la visibilidad, etc. son todos los elementos que no se descuidaron y salen airosos ante los ojos más críticos.
El arranque en frío (el de Río Gallegos que no es broma), es perfecto y el termostato funciona tan correctamente que a veces parece que la aguja de temperatura está dibujada sobre el cuadrante del instrumento.
Pese a los 30.000 kilómetros con que recibí la unidad, al cabo de los 9.000 el motor aspiró del cárter sólo medio litro sin cambio de lubricante ni filtro debido a que utilicé aceite especial.
En síntesis, un auto muy agradable de línea (para mí, off course) y que probablemente tarde en "entrar" en el mercado argentino, adepto a lo tradicional, pero con un diseño realmente de avanzada. Ofrece un consumo más que económico y una performance adecuada a su motor de 1.600 cm3.
Hay algunos detalles para mejorar pero no son de fondo.
Y por sí no se lo había dicho... ¡cómo dobla!.

Por Carlos Figueras

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test




VELOCIDAD MÁXIMA 160.500 KM/H

ACELERACIÓN

0 a 40 Km/h

3.15 s

0 a 60 Km/h

5.98 s

0 a 80 Km/h

9.13 s

0 a 100 Km/h

14.54 s

0 a 120 Km/h

21.98 s

0 a 140 Km/h

43.60 s

40 a 60 Km/h

6.18 s

40 a 80 Km/h

12.89 s

40 a 100 Km/h

20.35 s

40 a 120 Km/h

29.32 s

CONSUMO (l/100 km)

En ruta a un promedio de 150 km/h

10.5 / 11

Ford Sierra 1.6 L
El baúl es amplio, de fácil acceso

Vea también

Ford Sierra 1.6 GL

Road Test del Ford Sierra 1.6 GL
Revista Parabrisas Nro 105. Febrero de 1987

Ford Sierra XR-4

Road Test del Ford Sierra XR-4
Revista Parabrisas Numero 108 Mayo de 1987

Ford Sierra 2.3 Ghia

Road Test del Ford Sierra 2.3 Ghia
Revista Parabrisas Nro 119. Abril de 1988

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad
Por Gustavo Ernesto López
email gustavolopez@testdelayer.com.ar

Cantidad de visitas