Nacionales

Importados

F1 Web

Test del Ayer

Búsqueda personalizada

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Fiat 600 S - 1977

El mismo, pero ahora girando al revés

Revista Corsa Nro 587. Septiembre de 1977

 

Fiat 600 S

La nueva versión de la popular "Bolita" posee el motor, aunque modificado, del 133. Tanto la unidad motriz de éste como la de aquél se caracterizan por una curiosa propiedad funcional: ambos giran en sentido opuesto a las agujas del reloj

Cuando Fiat Concord presentó, hace poco, su flamante 133, todos se preguntaron: ¿Y qué será del 600? La inquisitoria se justificaba, pues ahora Fiat poseía dos modelos que si bien no pueden considerarse dentro de la misma categoría, estaban muy próximos entre sí.
Además, parecía poco racional fabricar dos motores distintos en una sola línea de montaje, pues ello traería aparejado innumerables inconvenientes de índole logística (provisión de materiales) y quitaba celeridad a las operaciones de armado. Esto, sin contar que obligaba a los concesionarios a lidiar con un mayor stock de repuestos, por más que pueda alegarse que las piezas para el probado 600 ya los tienen en sus estanterías desde siempre.
Pero la tendencia va hacia la racionalización y unificación. Y Fiat no tardó mucho en dar la respuesta: ahora lanza el modelo 600 remozado, equipado con una unidad motriz que no es la del 600 clásico, pero que no es tampoco idéntica -aunque sí muy parecida- a la del 133.

El mismo block, otro cigüeñal

El corazón del 600 S -tal la denominación del nuevo modelo- deriva directamente del 133. Pero acaso sea necesario aclarar primero un poco más qué antecedentes tiene este sistema propulsor. El motor del 133 argentino se utiliza por un lado en el Fiat 127 italiano aunque allí colocado adelante, pues este coche tiene tracción delantera.
Y lo hallamos asimismo en el Seat 133 español. Este fue presentado en mayo de 1974, dos años y medio después de haber sido lanzado el 127 italiano Con una pequeña aunque importante diferencia: el motor del Seat es igual al del 600 S argentino, de modo que estos dos últimos en realidad sólo derivan de la unidad usada en Italia en el 127 y en la Argentina en el 133. Ergo: 127 y 133 son hermanos, y el 600 S lo mismo que el Seat 133, sobrinos.
¿Qué se modificó?
Era obvio que dotar el 600 del motor que posee el 133 era contraproducente, pues desanimaría los postulantes a este último y hacia demasiado rápido al 600. Era necesario crear una diferencia, y esto se logró forjando un cigüeñal distinto, de menor volteo. De tal manera el 600 S y el 133 poseen el mismo diámetro de cilindros, pero la carrera de émbolos de aquél es 4,5 milímetros más corta. Veamos un poco cuáles son las medidas internas de la "Bolita" tradicional, el 600 S y el 133:

600 R
600 S
133
Diámetro
62 mm
65 mm
65 mm
Carrera
66 mm
63.5 mm
68 mm
Cilindrada
797 cm3
843 cm3
903 cm3

El que el 600 S se convierta así en un motor supercuadrado tiene, en rigor, poca validez en la práctica desde que con estas carreras cortas y regímenes tan moderados no hay problemas de alcanzar una velocidad lineal demasiado alta. En efecto: las 5.000 rpm nominales máximas en el 600 R se traducen en cómodos 11 metros/segundo: las 4.800 rpm admitidas en el 600 S representan 10,16 metros/segundo, y las 5.600 vueltas del 133 se concierten en 12,7 metros. Todo esto muy lejos de los 20 metros/segundo que hace años se consideraban un límite infranqueable pero que con los nuevos metales ya ha perdido su mito.

Reducción de potencia

Ahora bien: El volumen cúbico del 600 S es un siete por ciento menor que la cilindrada del 133. Si fuéramos estrictos, esto tendría que traducirse en una disminución de la potencia, poco más, poco menos, de igual magnitud. O sea que como el 133 tiene 40 HP/DIN nominales, un siete por ciento menos significa algo más de 37 "burros". Esto hubiese sido que decididamente demasiado, o mejor dicho: la diferencia hubiese sido excesivamente exigua.
¿Qué hacer entonces? ¿Disminuir aún más la cilindrada? Por supuesto que esto habría sido una alternativa viable, para crear la diferenciación necesaria, en cuanto a potencia, que se deseaba para el 600 E por un lado y para el 133, por otro.
Mas seguir reduciendo el volumen significaba sacrificar algo muy importante: torque. Todos sabemos cuán importante es el par motor o torque en el tránsito urbano, al acelerar y al subir las cuestas. Y siendo que el par motor varía en forma aproximadamente similar a la cilindrada, reducir ésta hubiese significado sacrificar valioso par.
Se optó entonces por una solución ingeniosa: eligiendo un cubicaje de 843 cm3, pero disminuyendo en forma considerable la relación de compresión.
El efecto o el resultado así logrado es muy interesante: el 600 R tenía un índice de 7,8:1, lo cual obligaba prácticamente a usar súper, salvo que se supiera manejar muy bien la caja de cambios y se tuviera la certeza de cargar siempre súper pura de modo de prevenir así la detonación. En cambio, el 600 S (donde podría suponerse que la "S" equivaldría a la exigencia de utilizar súper), se redujo la relación de compresión a 7,4:1, lo cual permite quemar nafta común de una calidad ya próxima a hallarse diluida con querosén; el 133, para completar el panorama, acusa 8,4:1 y usa súper pura exclusivamente.
Si bien es cierto que a menor compresión el aprovechamiento energético del combustible es peor, aquí el consumo relativamente más alto se compensa con creces con el menor precio de la motonafta de menor octanaje. En definitiva, el que gana es el usuario.
En síntesis: el 600 S tiene una cilindrada inferior al siete por ciento respecto del 133; su potencia es menor en un 20 por ciento, ¡pero su torque apenas en un siete por ciento! Aquí vemos cómo el par y la cilindrada marchan siempre mano a mano, en tanto que la potencia se deja ser manipulada. Y es precisamente este objetivo aun estuvieron buscando -y finalmente hallaron- los ingenieros de Fiat.

Sentido de giro

Por una razón que no es sencilla de determinar después de tantos años, todos los motores de automóvil giran en el mismo sentido. Existen, en el idioma inglés, dos definiciones para este aspecto: cw = clockwise o en el sentido de las agujas del reloj; y ccw o counter clockwise o en el sentido opuesto.
Pues bien: desde un principio se unificó el sentido de marcha de los motores de automóvil, haciéndolos girar en el mismo sentido que las manecillas de reloj. Una razón para ello fue sin duda el deseo de unificar criterios donde fuera posible. La otra: ¿podría alguien imaginarse lo que hubiera sido tener que darle manija a los motores de antes con la manivela girando al revés?. El problema desapareció como tal, pero quedó la costumbre de hacer girar los motores de izquierda a derecha.
Pero ocurre que en el 133 el motor gira en sentido ccw o contra las agujas. ¿Por qué?. Una respuesta nada fácil de contestar, pero quizás los constructores concluyeron que de esta manera podían ahorrarse alguna pieza, no dentro del motor, sino en la trasmisión (por ejemplo, un par de engranajes inversores).
Sea como fuere, el motor del 133 gira, como diríamos, "al revés". ¡Menudo chasco se ha de llevar el mecánico de pueblo que, sin conocer este detalle, se enfrenta por primera vez en su vida con un motor de 133 (y a la vez con un motor que funciona "a contramano")!.
La cuestión es que el motor del 600 S, que usa el block del 133, gira ahora también en sentido contrario. Para ello no hubo que hacer mayores cambios en lo que respecta a cigüeñal, bielas, pistones y válvulas, pero sí en lo referente al árbol de levas cuyo perfil de camones debió ser invertido. Igual suerte corrió el ventilador de aire, el alternador (que reemplaza la dínamo del 600 viejo), la bomba de agua y aceite, etcétera, a fin de que estas últimas no "chupen" del lado donde deben producir un flujo positivo.
En cuanto a la bomba de agua cabría señalar que se aumentó su caudal. Los ingenieros prefirieron optar por mayor caudal a poca velocidad de circulación en vez de preferir la alternativa opuesta de menor caudal y gran velocidad de paso del agua. El radiador fue, de paso, agrandado también.
La caja del 600 quedó sin ser alterada, de modo que ahora ningún propietario de 133 puede sentirse perjudicado de tener el mismo conjunto propulsor que el dueño de un 600 S: existen similitudes, pero no identidad entre un concepto técnico y otro.
Con sus 32 HP/DIN el 600 S desarrolla ahora 115 kph auténticos y cómodos aun con viento en contra. El 600 E testeado por CORSA daba 111 kph reales, de modo que en tal sentido habrá una pequeña pero sensible diferencia, pues antes no era fácil mantener los antedichos 111 kph; ahora, en cambio, no habrá problemas en sostener los 115 kph. Más no se quiso tener por obvios problemas de tenida, frenos, etcétera.
De las versiones iniciales de la "Bolita", hasta el último 600 R inclusive, se fabricaron en la Argentina 684.000 unidades en el trascurso de 17 años. Esto significa, excluyendo los sábados y domingos, una cadencia diaria de más de 150 unidades. Cifra asombrosa, más aún considerando que se extiende a través de más de tres lustros, pues el primer 600 salió en 1960 junto con el 1100, y en momentos en que el único otro automóvil argentino era el Kaiser Carabela.
Veremos por cuanto tiempo más el remozado 600 S seguirá saliendo de las líneas de montaje de Fiat. Lo que parece probable es que posiblemente llegue al millón de ejemplares antes de ser discontinuado, porque seguirá siendo el primer peldaño para los miles de automovilistas que compran su primer automóvil.

P.D.: Para los curiosos: Esta enciclopedia viviente de la mecánica que es el ingeniero Antonio Bianchi nos señala que en la actualidad existe un solo motor de vehículos terrestres que también gire "al revés". Se trata de un dos tiempos a gasóleo de General Motors para fines industriales, excepción hecha, por supuesto, del Seat 133 español, que también se adapta el esquema básico de girar de derecha a izquierda

Deja tu comentario sobre este Road Test




VELOCIDAD MÁXIMA: 115.000 KM/H

Fiat 600 S
La terna de motores chicos; pasados y actuales, de Fiat: izquierda, el del 600 antiguo; centro, el 600 S; derecha el 133

Fiat 600 S
El conjunto propulsor del 600 S visto de frente. Un indicio externo de que gira al revés del 600 anterior es la disposición de las aletas del ventilador, habiéndose mantenido la posición del radiador

Fiat 600 S
Aspecto del motor del 600 R del lado de la admisión y del escape. Aparte de los cambios señalados en el texto se modificaron también la alimentación, el sistema de desahogo de los gases quemados, el filtro del óleo y diversos detalles más

Lea también

Fiat 600 S - Sentido de giro del motor

Fiat 600 S - 1977
¿Al revés o al derecho?
(La nota que desató la polémica)

Revista Corsa Nro 592. Octubre de 1977

Fiat 600 D

Road Test del Fiat 600 D
Revista Parabrisas Nro 16. Marzo de 1962

Fiat 600 E

Road Test del Fiat 600 E
Revista Corsa Nro 232. Octubre de 1970

 

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.

Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar

Cantidad de visitas