Nacionales

Importados

F1 Web

Gustavo López Productor de Seguros

Test del Ayer

Búsqueda personalizada

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Ford Taunus GT Automatic - 1979

Más formal, menos deportiva

Revista Corsa Nro 673. Mayo de 1979

 

Ford Taunus GT Automatic

Con la incorporación de la caja automática y equipo de aire acondicionado, la cupé Taunus GT dejó de ser el auto deportivo que fue desde sus comienzos para adoptar una posición más formal, acorde a las necesidades de un mercado intermedio que aprecia las virtudes y soslaya las desventajas de estas comodidades. La probamos y analizamos en profundidad y sacamos nuestras conclusiones finales tras muchos kilómetros recorridos por todo terreno. Esta es nuestra opinión sobre la GT-Automatic

A fines de abril de 1975 publicamos el road-test de la Cupé Taunus GT, hace de esto cuatro años. Si bien básicamente es el mismo auto, el que hoy ofrecemos en su versión "Automatic" ofrece algunas mejoras que se fueron introduciendo en la línea Taunus 2.300. Pero pese a ello hay cifras que igual son posibles comparar aún considerando que una GT actual debe viajar entre 4-5 km/h más que aquella del '75.

La transmisión automática

La novedad es la caja automática que sin duda cuenta con muchos cultores. Es práctica en el tránsito, y en ruta un conductor convencional no encontrará grandes diferencias salvo cuando transite por caminos de montaña y decida sacarse el "gustito" de andar un poco más rápido de lo acostumbrado. Allí es donde se notará la diferencia en la respuesta del motor que distrae varios de sus HP en el sistema automático de transmisión. Pero nadie puede atreverse a discutir la comodidad que representa manejar en la ciudad olvidándose del embrague (el pedal más solicitado en esas condiciones) y de la palanca. Basta poner el selector en "D" (Drive) para que el pie izquierdo pase a ser un adorno estético. El derecho será el encargado de comandar el acelerador y el gran pedal de freno.
Claro, que si uno quiere puede utilizar la caja manualmente seleccionando la primera velocidad hasta las 5.800 vueltas, la segunda a idéntica cantidad de revoluciones y luego poner "Drive", que en este caso viene a ser una tercera (directa), Las posibilidades se completan con la R (Marcha atrás) y la P (Parking), que bloquea el auto y se usa sólo para estacionamiento.
El funcionamiento es correcto (la misma caja equipa los Ford europeos) y el acople de los cambios es suave, sin brusquedades ni tironeos. Lo mismo en el caso de su uso manual.
Nuestra unidad (con opcionales completos) estaba equipada con vidrios polarizados y aire acondicionado. Este aparato, al igual que en Sprint testeado hace más de un año, funcionó perfectamente y es de fácil regulación. Si se lo pone en máximo y en tercera velocidad es muy probable que el conductor al rato, comience a sentir los primeros síntomas de "congelamiento". Ideal para la ciudad y para largos viajes en ruta en la temporada estival, como en nuestro caso que fuimos a Córdoba y Mendoza en pleno mes de febrero.

Ford Taunus GT Automatic

Ford Taunus GT Automatic

En las cifras está la diferencia

Nadie puede ignorar que los autos con caja automática tienen un mayor consumo y menor reprise y velocidad máxima debido a que una parte de la potencia que va dirigida hacia las ruedas motrices queda en el camino (léase caja automática). Pero, en las pruebas finales comprobamos algo que no sospechábamos. Suponíamos que haciendo el test de aceleración con partida detenida, usando la caja manualmente, obtendríamos mayor poder y por consiguiente una cifra inferior en segundos. La caja automática cambia a 5.000 rpm y manualmente se pueden tirar los cambios hasta 5.800 vueltas. ¡Oh, sorpresa ... ! cuando nos miramos, cronómetro es mano, y certificamos fehacientemente (hicimos varias tiradas) que tal diferencia no existe, Para llegar a los 100 km/h necesitamos 14s5 en ambas pruebas y para los 160 km/h exactamente 54s. Ni una décima más ni una décima menos.
Conclusión: el poder de aceleración de la caja es perfecto y utiliza al máximo el torque y potencia del motor en todo sentido.
Pero existen otras diferencias en los valores, y en algunos casos amplias. Por ejemplo en la velocidad final. Aquella testeada en 1975 entregó un tope de 173,730 km/h lo que la hace 11 km/h más rápida que la GT-Automatic, Lo mismo sucede en aceleración con partida detenida. Los 12s para la versión con caja convencional se transforman en 14s5 para arribar a los 100 km/h en la Automatic. Y para los 140 km/h la luz se amplía a 9s6/10, lo que es un valor importante.
Las pruebas de 40 km/h en directa no dan posibilidad de comparación ya que en el caso de autos con transmisión automática esa curva de aceleración es superior a la de "partida detenida". Muy lógico si consideramos que aún con el selector en "Drive", al pisar el acelerador a fondo, la caja conecta el cambio más indicado para esa velocidad que en este caso (40 km/h) es la primera marcha o sea que reprisa con toda plenitud pero desde los 40 km/h y ahí está la ventaja. Abreviando, es imposible realizar esa prueba en directa.

Ford Taunus GT Automatic

Ford Taunus GT Automatic

En el consumo hay diferencias notorias. A 100 km/h constantes la Automatic dio 8,8 kilómetros por litro de combustible en tanto aquella GT había entregado una cifra de 12,5 km/litro. Pero a 140 km/h el consumo es similar: ambas versiones recorren 6 km por litro. Para un auto con transmisión automática las cifras obtenidas son aceptables.
Los frenos, aunque sin modificar el sistema, están asistidos ahora por un servo mucho más efectivo que logra un pedal más seguro, menos esponjoso que el del GXL testeado hace un tiempo. Precisamente en las pruebas de frenaje fue cuando descubrimos un detalle que puede llegar a ser importante. La varilla de medición de nivel de fluido de caja está ubicada verticalmente arriba del múltiple de escape. En las frenadas tipo "panic-top" (freno a fondo y bloqueo de neumáticos), y al levantar el capó poco después notamos que el oleoso elemento había goteado sobre el escape, lo que producía un generoso humo. Quizá esto se pueda solucionar con otra inclinación del tubo que soporta la varilla evitando se derrame el líquido. De todas formas, que conste; ningún usuario normal podrá exigir de tal forma los frenos y durante tan largo período en condiciones extremas como para que ello suceda.

Ford Taunus GT Automatic

Ford Taunus GT Automatic

Manejando la GT Automatic

La posición del conductor detrás del volante es cómoda. Asiento, respaldo, ubicación del volante y ángulo de inclinación, comandos, pedalera, etc., logran en conjunto que uno esté manejando con soltura. Tradicionalmente -no entendemos las razones- los Ford no tienen cinturones de seguridad del tipo combinado, equipándolos únicamente con el de cintura, que no es do los más seguros.
Los comandos están a mano, son de diseño agradable y muy sobrio, el tablero se lee con facilidad y tanto la radio como el aire acondicionados son perfectamente manejables por el conductor. El eventual compañero del que maneja tiene espacio para las piernas y puede regular el asiento de la forma que le plazca aunque perjudicando a los de atrás (si es que viajan cuatro), los que además tienen limitada su visión por los apoyacabezas enterizos e integrados al respaldo delantero. También los pasajeros de popa cuentan con una ventanilla de limitada apertura y la caída del techo hará que tengan que encoger algo la cabeza en proporción a la altura de cada uno. Pero es una cupé y todos conocemos las limitaciones de estas versiones de carácter deportivo. Con lluvia no es aconsejable superar los 100 km/h por más desierto que esté el camino. Las gomas con que se equipa la GT-Automatic no se sienten a gusto en esas condiciones y hacen que el auto tienda a salir de su línea. También notamos que al rato de transitar con lluvia comienza a filtrarse agua por el costado derecho del tablero (al menos en nuestra unidad), que culmina su serpenteante itinerario en el piso, mojando la alfombra de ese sector con los inconvenientes imaginables.
Sobre seco la tenida es buena aunque con el típico vicio de "trompa navegadora". No conocemos la solución técnica porque habría que analizarla muy profundamente, pero sí sabemos del efecto que se produce a velocidad del orden de los 140-150 km/h. Dobla bien apoyada en todos lados pero hay que ceñirse a la cuerda porque tiende a buscar la banquina externa cuando se negocia una curva a alta velocidad. Responde a la dirección (que es algo dura en ciudad) y es franca, sin vicios insólitos.

Ford Taunus GT Automatic

En caminos de montaña se torna lenta y en muchas zonas trabadas la primera queda corta y la segunda es demasiado larga como para trepar. Algo entendible si consideramos que estamos analizando un auto con caja de tres velocidades, En este terreno se nota un defecto que ya puntualizamos en el caso del Taunus GXL-2:300: escaso despeje del suelo. El chapón protector del cárter toca en todos lados y da la sensación como que "se está rompiendo todo abajo" debido al repiquetear del ripio sobre la chapa. En realidad, no se rompe nada.

Y colorín colorado ...

En síntesis; buena caja automática de efectivo funcionamiento. Excelente aire acondicionado. Radio-receptor de buena calidad (sin interferencias en el centro), servo que asiste con mayor eficacia los frenos, muy buenas luces, interior poco ruidoso y un espejo retrovisor de generosas dimensiones. El motor es noble y en nuestro caso hasta soportó 40 kilómetros de marcha con una manguera de agua rota y la temperatura a "full".
Entre los Ítem que menos nos gustaron figura la poca performance, una tenida en ruta mejorable, detalles de terminación poco cuidados, el ya comentado poco despeje y algunas filtraciones que se pueden evitar con algo más que minuciosidad en el sellado de algunas partes. El precio: alto, pero con todos los opcionales.
Un auto para un caballero formal con cierto aire deportivo.

Ford Taunus GT Automatic

Ford Taunus GT Automatic

Ford Taunus GT Automatic

Una cuestión de costumbre
Por Jorge Fernández Morano

Fue la primera experiencia, por lo menos prolongada, con un auto con caja automática. Y esta alternativa era aún más interesante tratándose de un auto con características deportivas como la cupé Taunus. Confieso que en la primera hora de manejo me sentí algo incómodo porque esta versión del Taunus frena mucho mejor que las anteriores, y por consiguiente, entre la confusión de buscar el embrague y no encontrarlo y algunas veces intentar apretar el embrague, sintiendo bruscamente que el auto frenaba, esa primera hora fue como para tratar de olvidarla lo antes posible. Posteriormente, ya familiarizado con la caja automática, fueron apareciendo las sensaciones de confort y comodidad que ofrece dicho sistema. Estamos de acuerdo que con la caja automática el motor pierde muchas vueltas y en ruta cuesta bastante más trabajo pasar a otro auto, aunque en resumen, la comodidad que ofrece pesa mucho más que los pocos aspectos negativos.

Ford Taunus GT Automatic

Ford Taunus GT Automatic

En materia de conducción la caja automática consiste en una nueva concepción de manejo, por lo menos para los argentinos que estamos poco acostumbrados. Uno tiende a buscar muchas veces el pedal de embrague y otras a bajar uno o dos cambios. Esto llega a molestar el orgullo y la "sapiencia" de muchos conductores. Pero también hay que confesar que una vez familiarizado con el sistema, al retornar a la caja manual, la comodidad se extraña bastante. Evidentemente es una cuestión de gusto, pero también de confort que la mayoría de los autos nacionales no tiene. Por eso es para pensarlo detenidamente.
En otros aspectos, la cupé Taunus 2300 Automatic mantiene varias virtudes ya conocidas en sus primeros modelos. El auto es confortable por dentro en la mayoría de su detalles. Si a esto se le agrega el placer del aire acondicionado los puntos a favor aumentan. En la ruta se viaja muy bien y cómodo porque frena y dobla bien. El problema aparece cuando llueve, ya que los neumáticos que trae de fábrica no son los ideales para piso mojado.
Por lo demás quedé realmente conforme. Es un auto duro, con estilo y características deportivas, que brinda una alternativa más en nuestro mercado, y especialmente para los usuarios amantes de un auto sólido y deportivo... con caja automática.

Ford Taunus GT Automatic

Ford Taunus GT Automatic

Boletín de calificaciones
(5: Óptimo, 4: Bueno, 3: Regular, 2: Malo)

Estética

3

De líneas deportivas pero de no muy lograda armonía

Habitáculo

4

Adelante

5

Excelente adelante. Muy cómodo para conductor y acompañante. La accesibilidad (como es lógico) es impecable adelante y complicada atrás. Los pasajeros ubicados en los asientos posteriores sufren las incomodidades típicas de una cupé

Atrás

3

Accesibilidad

3

Posición de manejo

4

Correcta. Descansada pese a estar sentado en forma algo oblicua

Comandos

4

Los ideales. Siempre los del Taunus fueron tomados como ejemplo

Instrumental

3

De agradable diseño pero no todo lo completo que se merece

Aireación - Calefacción

5

Sumamente efectiva. (Tenía aire acondicionado)

Terminación

3

Menos cuidada que en versiones anteriores de la GT

Visibilidad

3

Muy buena hacia adelante pese a que el conductor va sentado muy abajo. La cabeza, de esa manera, queda casi a la altura de la visera del tablero. Hacia atrás como en cualquier cupé

Anterior

4

Posterior

3

Accesorios

3

Faltan cinturones de seguridad completos y "sapito" eléctrico

Baúl

3

De dimensiones correctas pero de complicada accesibilidad

Motor

4

La potencia es similar a la de las versiones anteriores pero se manifiesta menos por la caja automática. El motor es elástico y su funcionamiento correcto

Potencia

4

Elasticidad

4

Funcionamiento

4

Velocidad máxima

3

No es la esperada en un auto de 2.300 cm3

Aceleración

2

La caja automática le quita performance. La hace más lenta

Frenos

3

Son efectivos. No pierde tanto pedal como el GXL testeado

Caja de velocidades

4

Está bien relacionada en sus tres marchas. El accionamiento es suave y preciso. El acople carece de brusquedades. ¿Sincronizado?. Y, si es automática ...

Accionamiento

4

Relaciones

4

Sincronizado

-

Embrague

-

No tiene

Dirección

3

Algo dura en el tránsito pero efectiva en la ruta

Consumo

3

Correcto en todo sentido. La caja automática, que generalmente incide en el consumo, no se hace notar en las cifras finales

Ciudad

3

Ruta

3

Confort de marcha

3

"Zapateador" en el empedrado como todos los Taunus

Tenida en ruta

2

En ruta y a altas velocidades se hace necesario "manejarlo" para llevar la trompa derecha

Estanqueidad

2

Entraba mucha agua por debajo del tablero del lado del acompañante

Luces

4

Suficientes tanto altas como bajas. Ayudan los adicionales

Maniobrabilidad

3

No trae problemas. Responde al "llamado" del conductor

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

 

 




CONCLUSIONES

Lo que más nos gustó

  • Habitáculo. Adelante, excelente. Atrás, los pasajeros sufren las incomodidades típicas de una cupé
  • Calefacción. Sumamente efectiva
  • Comandos. Ideales. Son un ejemplo
  • Posición de manejo. Correcta y descansada
  • Visibilidad. Hacia adelante, muy buena. Hacia atrás, como en cualquier cupé
  • Motor. Potente, elástico y de buen funcionamiento general
  • Caja. Bien relacionada y accionamiento suave y preciso

Lo que menos nos gustó

  • Aceleración. La caja automática le quita performance
  • Tenida en ruta. A altas velocidades "hay que manejarlo" para llevar la trompa derecha
  • Estanqueidad. Filtraciones de agua por debajo del tablero del lado del acompañante
  • Confort de marcha. "Zapateador" en el empedrado, como todos los Taunus
  • Dirección. Algo dura en el tránsito, pero efectiva en ruta
  • Velocidad máxima. Insuficiente para un auto de 2.300 cm3
  • Baúl. Correctas dimensiones, pero complicado acceso

Puntaje final: 67.64

Cotizá ahora el seguro para tu auto

VELOCIDAD MÁXIMA 162.569 KM/H
Promedio de dos corridas en sentidos opuestos

ACELERACIÓN CON PARTIDA DETENIDA EN "DRIVE"

0 - 40 Km/h

3.6 s

0 - 60 Km/h

6.4 s

0 - 80 Km/h

9.9 s

0 - 100 Km/h

14.5 s

0 - 120 Km/h

22.6 s

0 - 140 Km/h

33.6 s

0 - 160 Km/h

54.0 s

0 - 100 metros

8.05 s

0 - 1000 metros

35.55 s

40 a 60 Km/h

3.6 s

40 a 80 Km/h

7.5 s

40 a 100 Km/h

12.2 s

40 a 120 Km/h

20.0 s

40 a 140 Km/h

30.5 s

ERROR DEL VELOCÍMETRO

Vel Indicada

Vel Real

40

38

60

57

80
76
100
96
120
117
140
134

VELOCIDAD CADA 1.000 RPM

RPM
Marcha

Vel

1000
1era

13.39 Km/h

1000
2da

22.48 Km/h

1000
3era

33.08 Km/h


DIÁMETRO DE GIRO

A la derecha

9.10 m

A la izquierda

9.37 m


ERROR DEL TACÓMETRO

RPM Indicadas

RPM Reales

1400

1200

1900

1800

2600
2400
3200
3100
3700
3700
4200
4200

SALIDA DE ESTACIONAMIENTO
1.44 m

ACELERACIÓN CON PARTIDA DETENIDA MANUAL

0 - 40 Km/h

4.0 s

0 - 60 Km/h

6.6 s

0 - 80 Km/h

9.8 s

0 - 100 Km/h

14.5 s

0 - 120 Km/h

21.5 s

0 - 140 Km/h

33.3 s

0 - 160 Km/h

54.0 s

0 - 1000 metros

35.2 s

CONSUMO

Vel

l/100 Km

40

6.25

60

6.66

80

8.33

100

11.36

120

12.50

140

16.66

En ciudad

17.90


DISTANCIA DE FRENADO

Vel

Total

40 Km/h - 0

11.10 m

60 Km/h - 0

22.10 m

80 Km/h - 0

36.70 m

100 Km/h - 0

57.40 m

120 Km/h - 0

68.90 m


VELOCIDAD MÁXIMA EN CADA MARCHA EN DRIVE (*)

Marcha

Vel

I

75 Km/h a 5.000 rpm

II

117 Km/h a 5.000 rpm

III

172 Km/h a 5.100 rpm


VELOCIDAD MÁXIMA EN CADA MARCHA MANUAL (*)

Marcha

Vel

I

80 Km/h a 5.800 rpm

II

135 Km/h a 5.800 rpm

III

172 Km/h a 5.100 rpm

(*) Estos valores son los indicados por el instrumento del uto, por lo tanto están afectados por el error propio de dicho instrumental

LOS DETALLES


Las ventanillas traseras son de apertura limitada tal como se ve en el dibujo. Ayudan a la ventilación del vehículo


Selector de la caja automática. Es de buen diseño y de fácil accionamiento. Suave y preciso todo el mecanismo


Frente de la GT Automatic. Luz de posición y giro vertical incorporada a la carrocería, faro rectangular de alta y baja y el auxiliar que tanto ayuda en viajes nocturnos por su profundidad y luminosidad


Tapa de tanque de nafta con llave y de buen cierre. El cubretapa pivotante sobre un eje casi central o sea que se abre al empujar uno de sus extremos

Ford Taunus GT Automatic

Ford Taunus GT Automatic
El tablero del Taunus GT Automatic. En el centro del panel los comandos de aireación - calefacción, abajo la radio y el aire acondicionado de muy efectivo funcionamiento

Ford Taunus GT Automatic
Parte de la guantera forrada en símil madera y una de las tomas de aire direccionales que existen en cada uno de los extremos del tablero

Soy "contra" de la automática, pero ...
Por Carlos F. Figueras

Así como en el road-test del Renault 6 GTL dejé aclarado que de ninguna manera soy un potencial comprador de ese tipo de vehículos también debo dejar establecido que no soy amante de los autos con transmisión automática. Y paso a detallar el porqué de mi postura irrevocable.
Acepto las virtudes de la caja automática y me parece sumamente práctica en el tránsito ciudadano. Me evita utilizar el pie izquierdo para el embrague, colocar los cambios, poner punto muerto en los semáforos, etcétera; pero sólo en este terreno la considero una opción cómoda y positiva. Para circular por rutas, caminos de montaña, asfalto con faldeo, subidas y bajadas prefiero la clásica y tradicional transmisión manual.
La caja automática hace al auto más lento. Tarda más en alcanzar la velocidad deseada y la respuesta del acelerador se transforma porque no hay una reacción inmediata al mandato del pie derecho. Además, yo prefiero elegir el cambio para encarar una curva y no dejárselo a elección de los complicados (para mí) sistemas de la caja automática. Además, este tipo de transmisión posee sólo tres velocidades; yo prefiero tener cuatro y de esa forma se aprovecha mejor la potencia y el torque del motor. En las pendientes se "achancha" y aunque se use la 2da velocidad manualmente la respuesta no es la misma que con la caja convencional. Por todas estas razones, que no dejan de ser preferencias muy personales, me quedo con esta misma versión de Cupé-GT pero con la palanca al piso, sus cuatro marchas y un pedal de embrague.
Encarando directamente el tema que nos ocupa, o sea la Taunus GT-Automatic, debo aclarar que pese a que en Europa existen, no sé cuál es el mercado de compradores de este modelo en nuestro país. Porque si bien es lógico suponer que quien gusta del Taunus GXL (cuatro puertas) se haya volcado a la compra de uno con caja automática, no llego a imaginarme a otro señor con inclinaciones deportivas al que le encanta la línea de la GT encargando una pero con transmisión automática. Simplemente porque dentro de mi limitada capacidad craneana la idea es que comprar una cupé GT es sinónimo de andar rápido, buscar performance, buenas aceleraciones y una palanca dispuesta a soportar un asiduo manoseo en busca del cambio indicado en cada uno de los casos. Pero debo confesar que, observando las calles de Buenos Aires, mi teoría ha quedado destruida porque son bastantes los que circulan con la baqueta cromada sobre el pabellón de cola que reza "Automatic".
El auto, en general, se comporta como la versión no-automática. A excepción de la performance, la tenida, suspensión, confort de marcha y otros detalles no han cambiado. Pero es precisamente en las cifras del road-test (ver texto) donde se notan las diferencias.
Personalmente, en esta cupé GT he visto un menor esmero en detalles de terminación que no son muy perdonables en un auto de este precio. Respecto al comportamiento del auto en ruta volví a sentir esa poco agradable sensación que transmite el tren delantero a velocidades del orden de los 150 kph, haciendo que la trompa del auto tenga tendencia a "navegar", lo que obliga a una casi constante corrección para plantarla sobre el asfalto por la trayectoria deseada. Sí, en cambio, he notado una mejora evidente no en en el poder frenante sino en el funcionamiento del servo freno que entrega un pedal más consistente y seguro.
La velocidad máxima (162,569 kph) no es ideal si consideramos que estamos hablando de un motor de 2.300 centímetros cúbicos, Lo mismo sucede con la aceleración, ya que para llegar a los 140 kph con partida detenida necesita 10s más que la versión de caja convencional.
Por el lado de los pro hay que destacar el correcto funcionamiento de la transmisión automática, su acople es suave, sin tironeos y el selector manual muy efectivo, Siguiendo la línea de la otra versión el panel de instrumentos es de buen gusto, de lectura rápida, de buena iluminación y los comandos son (como siempre predicamos) los ideales para cualquier auto por su perfecta ubicación.
Dobla bien en lo veloz aunque con tendencia a "irse de trompa" pero los neumáticos no son los adecuados para andar en un día de lluvia.
Un auto de buena calidad para un público muy especial.

El uso de la caja automática
Por Carlos Fresco

Evidentemente el uso de la caja automática hace que cambie fundamentalmente la forma de manejo. Si bien esta caja se puede utilizar como una "mecánica", vale decir colocando el selector en las velocidades correspondientes en forma manual, la sensación que percibe el conductor, resulta totalmente distinta de la que produce esta última. La suavidad de marcha, el acople de los cambios tanto en "Drive" como manual y la menor aceleración comparativa son algunos de los efectos que rápidamente percibirá el conductor que por primera vez maneja un vehículo dotado de este mecanismo. Ante esta serie de sensaciones es muy probable que el usuario se pregunte cuáles son las ventajas de este tipo de caja que tantos adeptos ha ganado y gana en todo el mundo.
La introducción de la caja automática en nuestro país no es nueva: cuando aún no se incorporaban en los autos de fabricación nacional había algunos importados automáticos. Pero recién podemos decir que el público argentino tuvo un contacto más directo con este mecanismo a partir del Dodge Automatic, luego le siguió Chevrolet y nuevamente, pero esta vez en autos de baja cilindrada, Dodge con el "Milqui" y ahora Ford a través de la línea Taunus, En general todas las campañas publicitarias de las terminales se encaminaron a ponderar la comodidad de manejo que brindaba un mecanismo que automáticamente hace los cambios en el momento adecuado, sin: necesidad de estar accionando un pedal y una palanca. Y es cierto, para el usuario común la caja automática es símbolo de comodidad, nada más.
Pero es una comodidad que se traduce también en seguridad, sobre todo para aquellos conductores no muy avezados en el aprovechamiento integral de un vehículo con caja manual. Con el cambio automático, pisando simplemente el acelerador a fondo, cualquier conductor puede obtener la aceleración suficiente para en un sorpasso evitar un grave accidente. Esto se puede apreciar en forma gráfica en la curva de aceleración a partir de 40 km/h (línea punteada) que publicamos: allí se ve que esta curva supera a la de aceleración con partida detenida; es que al circular en Drive a 40 km/h y pisar a fondo el acelerador hace que la caja automáticamente busque las relaciones inferiores para obtener el máximo poder de aceleración del motor, y todo esto sucede sin tironeos, sin patinamiento de embrague, sin pasar de vueltas el motor. Es decir que se pone de manifiesto otra de las grandes ventajas de la caja automática: protectora de los elementos mecánicos del auto porque hace trabajar al motor en el régimen correcto, la transmisión no sufre ningún tipo de brusquedades y no hay patinamiento de las ruedas motrices. Un perfecto cerebro regulador, pero que obedece las órdenes del conductor. En oposición a esto encontramos un mayor consumo, que mucho puede variar de acuerdo a cómo se maneje, y una pérdida en el poder de aceleración comparando autos iguales con caja mecánica y automática. Dos contras, que dejan de serias cuando se valoran las otras virtudes que ofrece este sistema.

Vea también

Ford Taunus GT Cupe

Road Test del Ford Taunus GT Cupé
Revista Corsa Nro 467. Mayo de 1975

Ford Taunus GXL

Road Test del Ford Taunus GXL
Revista Corsa Nro 444. Noviembre de 1974

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar

Cantidad de visitas