Nacionales

Importados

F1 Web

Test del Ayer

Búsqueda personalizada

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Renault 18 GTX II Automático - 1985

Un pedal menos y una ventaja más

Revista Parabrisas 89. Octubre de 1985

 

Renault 18 GTX II Automático

 

Durante 10.000 kilómetros nuestro equipo de test desmenuzará la técnica y la esencia del Renault 18 GTX II Automático, tope de gama de la marca francesa. Esta es la primera entrega de este Súper Test en la que les contamos las impresiones generales de manejo. En el próximo número les daremos todas las cifras de nuestras computadoras

Allá por 1981, la industria automotriz nacional dio el primer paso sobre el camino de la equiparación tecnológica con el resto del mundo productor de automóviles. La empresa que se "animó" fue Renault Argentina, al lanzar al mercado el 18 TX, un auto absolutamente novedoso para nuestro mercado, que se producía simultáneamente en Europa y que aportaba a la reducida gama de opciones nacionales 9 una muy buena posibilidad de que el usuario pudiera acceder a innovaciones técnicas y de diseño que sólo ofrecían hasta allí, los automóviles importados que habían ingresado desde 1979. Muchos dijeron que si no hubiese sido por la competencia de esos autos importados aún estaríamos circulando en Estancieras 0 km o en Ford Falcon, asiento enterizo y tres marchas al volante. Sin embargo, nos inclinamos a pensar que, también, la adopción de nuevas tecnologías en la industria automotriz era un hecho inevitable que, tarde o temprano, hubiese llegado a nuestras playas. Lo que sí es cierto es que la invasión japonesa y europea a nuestro reducido mercado puede haber acelerado la decisión, lo cual es, indiscutiblemente, una suerte. Pero bueno, éstas, al fin y al cabo, son disquisiciones necesarias para poder llegar concretamente a nuestro tema: el nuevo R-18, evolución 1985 y que la fábrica ha dado en bautizar como GTX II Automático.

Renault 18 GTX II Automático
No es imaginable un automóvil actual que manifieste pobreza en sus frenos. La premisa vale para el GTX II, que para muy bien. Lo mismo vale cuando se lo exige en virajes cerrados. Responde sin vicios a la propuesta

Nuevo look para un buen auto

Decíamos en el road test de aquel primer Renault 18, que habíamos descubierto que "...todo el equipo de test llegó a una conclusión inapelable: el auto es el mejor de la industria nacional". Y esa característica de buen auto no pasó de moda con el correr de estos cuatro años, aunque sí es cierto que, ahora, son varios los autos que pueden rivalizar mano a mano con el 18, porque también es cierto que otras fábricas siguieron la brecha abierta por la marca francesa y presentaron a la consideración del "respetable" consumidor, vehículos actualizados y empatados en vigencia con sus mercados originales: allí están como testimonio de ese camino abierto por Renault, el Fiat Regatta o el Ford Sierra.
Volviendo al R-18 que ha "caído" en nuestras manos digamos que mantiene todas las características de estilo, potencia, manejo y diseño pero con un "aggiornamiento" que lo mantiene en la posición de privilegio lograda desde un primer momento. El nuevo "look" con que el Renault 18 (versión II) presenta su tradicional filosofía está concebido por algunos puntos fundamentales: el parabrisas laminado, los neumáticos radiales con cinturón de acero, los nuevos paragolpes, la radio "casi espacial", el nuevo panel de instrumentos, los instrumentos en sí mismos, los asientos con molduras laterales antideslizantes, nuevo volante, deflector de aire trasero y "babero" delantero, comando interno de modificación de regulación de faros, alarma sonora de luces encendidas, luz interior y... "ta-tan-ta-tan..." ¡el comando de apertura de puertas a distancia!

Renault 18 GTX II Automático

Esta caja mágica

Como si todos estos "chiches" fuesen pocos, el Renault 18 GTX II, que fue afectado al Súper Road-Test de 10.000 kilómetros, estaba equipado con caja automática. Desde que en Corsa, el equipo de test probó un Dodge automático no habíamos vuelto a tener a mano un auto con este tipo de transmisión. No podemos -en lo poco que hasta ahora hemos probado el R-18- decir otra cosa que elogios para este sistema, pues tiene sus relaciones perfectamente bien escalonadas y si uno aprende a manejarlo como corresponde, buscando el cambio con las diferencias de aceleración, el uso de la caja brinda las bondades de un manual con la tranquilidad de una automática. El acople de los cambios es sumamente suave y preciso, y salvo cuando la regulación de marcha está un poco acelerada (...allí puede pegar un "salto" al colocar la directa), los arranques son pausados. Es interesante darse cuenta cómo, al aprender a manejar la caja, se puede "buscar" el cambio bajo más apto para salir de una situación de apremio. En ese aspecto, el secreto está en el acelerador y en la presión que se ejerza sobre él en determinado momento.

El encendido

El nuevo sistema de encendido electrónico integral, incorporado al GTX II como novedad absoluta, tiene en estos primeros kilómetros de experiencia del equipo de Parabrisas, una muy buena incidencia sobre el rendimiento del auto. Luego de cumplidas las pruebas de largo aliento y de aplicado el uso de nuestra computadora, podremos determinar con datos precisos y exactos esta aseveración.

Renault 18 GTX II Automático
El GTX II incorpora un spoiler trasero -becket- que colabora para una mejor tenida en ruta

Los 10.000 kilómetros

Como dice Sueiro, en "Juguemos en familia" ... "esto recién empieza".
El objetivo de este Súper Road-Test de 10.000 kilómetros es cumplir con el recorrido que un usuario común puede realizar en un año de uso. Con la diferencia que, nosotros, lo haremos en algo más de cuatro meses. A través de ese kilometraje, nuestros lectores irán viviendo todos los detalles y situaciones que se pueden presentar en un auto utilizado con intensidad, por
varios conductores y en los más disímiles caminos y recorridos. Las pruebas científicas con nuestro equipo electrónico se realizarán a los 7.000 kilómetros.

Nuestras primeras impresiones

Lo primero que surge cuando se toma contacto con el R-18 GTX II es una sensación de amplia comodidad y tranquilidad. Contagia suavidad y prestigio. Su manejo es suave y la dirección es absolutamente liviana y precisa. El equipamiento del auto es completo, aunque no nos convenció del todo la nueva radio digital pues para encontrar una radio hay que sacar la vista del parabrisas para que no se pase el buscador, si la radio no está programada. Los asientos son de un diseño mucho más anatómico que los anteriores y su capacidad de "agarre" en las curvas ha sido netamente corregida y mejorada. La terminación en general es buena, aunque tiene algún ruido de roce de plásticos en el tablero. Este detalle es casi inevitable en la mayor parte de los autos modernos que hacen del plástico su elemento básico de habitáculo. Como detalles que no nos convencen del todo están los asientos traseros -que no son lo amplio que nos gustaría- y una filtración de tierra al habitáculo que -es muy posible- no sea un defecto de diseño sino de ese auto en particular. El motor sigue siendo bueno, noble y responde ágilmente a todas las exigencias a que es sometido. La tenida de ruta es muy buena, casi óptima, lo mismo que sus frenos y la capacidad de virar en todo tipo de trazados. El confort de marcha es bueno, no ingresan ruidos exteriores al habitáculo y el motor funciona silenciosamente dentro de los parámetros mínimos. Su velocidad máxima (...la de práctica y no la verdadera, ya que ésta se determinará en las pruebas de computadora), es buena, suficiente, y el auto llega rápidamente a la velocidad alta buscada sin grandes problemas.
En resumidas cuentas, el Renault 18 GTX II Automático nos dio una muy buena primera impresión como usuario. En nuestro próximo número brindaremos a nuestros lectores las conclusiones finales de los 10.000 km de experiencia, como así también las pruebas científicas realizadas sobre él.

Jorge A. Augé Bacqué

Renault 18 GTX II Automático - 1985

10.000 kilómetros después

Revista Parabrisas Nro 91. Diciembre de 1985

Renault 18 GTX II Automático

En tres meses, el equipo de test de Parabrisas cumplió con el objetivo: Probar el producto de Renault durante 10.000 kilómetros reproduciendo en corto lapso el recorrido que un usuario común cumple en un año

Esta vez, el equipo de Test de Parabrisas estuvo remolón para entregar esta segunda parte del Super-Test de 10.000 kilómetros a que sometimos al Renault 18 GTX II en su versión automática. Y no fue a propósito como ustedes y los amigos de Renault piensan: para quedarnos un ratito más con el auto... no... ¡juramos que no!. Fue simplemente que la planificación que se había llevado a cabo no pudo ser cumplida a la perfección pues las lluvias y las consecuentes inundaciones en la provincia de Buenos Aires impidieron buena parte de nuestros recorridos de prueba. Sin embargo, pudimos cumplir con nuestro propósito luego que cuatro personas de la revista se fueron turnando en la conducción del auto. Así, si bien muchos de los "viajes-test" programados no se pudieron concretar, el R.18 GTX II verde trajinó buena parte de ese kilometraje en el fárrago del tránsito capitalino a lo que se le debe agregar un viaje de ida y vuelta a San Luis, un viaje ídem a Pinamar y dos viajes a Paraná. Esta combinación supera en mucho (...y en kilometraje, por supuesto) el trato habitual a que somete un usuario común a su automóvil. Los 10.000 kilómetros que nosotros le hicimos en tres meses son los kilómetros que un señor común y corriente hace en su auto en un período de 9 a 10 meses. Pero este uso intensivo nos permitió trasladar a ustedes nuestras impresiones en dos partes. La primera -que ustedes ya han leído- que relata nuestras primeras impresiones y esta, la segunda, en la que, además de darle otro somero repaso al "impresionario" básico, les damos los números (...fríos y concretos) que nos entregó nuestro "jueguito electrónico personal vale decir la computadora "Correvit" con la que, prolijamente, asustamos a todos les Departamentos de Ingeniería Experimental y de Producto de cuanta fabrica está radicada en el país.

Renault 18 GTX II Automático
El R-18 Automático en acción y con el ojo electrónico del computador Correvit adherido a su lateral. Los valores que erogó el auto probado fueron altamente satisfactorios tanto en aceleración como en velocidad máxima

El placer de la ciudad

Entre las impresiones sobresalientes que nos provocó el R.18 GTX II Automático figura su suspensión que es justa confortable y a la vez descansada, reuniendo una rara -y óptima- mezcla de mullida capacidad para la absorción de irregularidades y de firme tenida en ruta a altas velocidades o cuando es necesario virar con cierta exigencia. Pero el segundo punto importante digno de destacar es el de la dirección servoasistida que simplifica notablemente cualquier intrincado desplazamiento citadino, convirtiéndolo en un "vicio" difícil de abandonar.
La conjunción de una dirección como la descripta y de una caja automática como la que trae este auto hacen que estacionar no sea un drama y sí lo sea cuando uno vuelve a la realidad de la dirección convencional en su auto particular. ¡Qué le va a hacer... Son las cosas que les pasan a los testers!

Dos palabras para el consumo

El consumo del R.18 GTX II en su versión Automática supera en un 10% el gasto de nafta de la versión normal. Ello, sin duda, está derivado en forma directa de la selección obligatoria de las marchas en su caja automática. Este consumo se puede verificar en mayor medida en tramos de tránsito ciudadano reduciéndose la diferencia con la versión manual en viajes donde el auto viaja con su marcha "clavada" y sin buscar la relación.

Renault 18 GTX II Automático

En barro y agua

Tanto en el barro como en los caminos con piso asfaltado mojado el R.18 GTX II Automático tiene un comportamiento bastante diferente al de un automóvil de caja manual. Nuestra experiencia en esos terrenos, sobre todo en el barro que debimos atravesar en las cercanías de Gral. Madariaga durante un corto viaje de prueba, nos indicó que el manejo en este tipo de contingencia vial debe ser cuidadoso y suave, ya que si se utiliza el acelerador en forma irreflexiva, la caja trabajará buscando sus relaciones ideales en respuesta al mayor patinamiento de las ruedas de tracción quedando de pronto en un cambio que no corresponde a la realidad que debemos enfrentar. Lo mismo sucede si se dobla exigido en un asfalto mojado y las ruedas patinan. Sin embargo es cuestión de "tomarle la mano" para encontrarle todas las ventajas a estas supuestas desventajas. En realidad, como ya dijimos en nuestra primera entrega de este Super-test, manejar un auto con caja automática significa "descubrir otro mundo" y ese descubrimiento implica una adecuación agradable a esa nueva realidad.
Para un hombre habituado a correr competencias de autos en ruta y que manejó en un tramo de tierra sinuoso, el R.18 GTX II Automático de Parabrisas, su definición fue tajante: "Manejar este R.18 Automático es como para quienes corremos en auto manejar uno con autoblocante. Tenés que acomodarte a una nueva forma de manejar, pero cuando te acostumbras no querés volver a lo anterior".

Renault 18 GTX II Automático

Un motor excepcional

La planta motriz del R.18 es, como siempre, noble, robusta, rendidora. No presenta ningún problema de arranque ni en frío extremo ni en calor agobiante. No hace falta calentarlo ni tironea en los primeros metros de marcha. La insonorización del habitáculo es óptima y se puede "hablar" sin problemas aunque cuando la caja automática lleva la exigencia del cambio a muchas vueltas puede llegar a escucharse algo más el motor. Si de un andar tranquilo hablamos, las condiciones son óptimas.
El equipamiento interior es "top" y el aire acondicionado "tira" a las mil maravillas tanto como el circuito de ventilación. Los desempañadores, delantero y luneta térmica, son de reacción rápida lo cual habla a las claras de una preocupación necesaria por un elemento tan importante para la seguridad. Los asientos son de buen diseño y descansados sobre todo para un viaje extenso pues es muy fácil encontrar las posiciones adecuadas para cada condición antropométrica. Ya que de asientos se trata es bueno mencionar uno de los pocos defectos que encontramos en este auto y es el del tapizado de los "pétalos" que tiende a abrirse con el uso.
Nuestro único problema en 10.000 kilómetros de marcha (...en varias manos y por diferentes tipos de caminos) fue de características insólitas por cierto ya que dejó de funcionar el sistema de bloqueo de seguro de puertas (..si, ése de la propaganda que tanto le gusta a los chicos y que parece una radio en miniatura"), quedando las traseras herméticamente cerradas lo cual trajo no pocas dificultades a los pasajeros que en ese momento viajaban en los asientos traseros. Pero como nos dijo uno de los técnicos que nos atendió el auto en la emergencia: "Esto puede pasarle a un auto entre un millón... nunca tuve que trabajar en un problema como éste".
Y es cierto, una rápida encuesta realizada por nosotros entre propietarios de R.18 con sistema de bloqueo de puertas integral nos dio como resultado que efectivamente, el nuestro había sido ese auto en un millón. No pudimos registrar ni un solo caso similar.

... otros detalles

La posición de manejo es cómoda y el volante de altura regulable es una posibilidad interesante. El tablero es de excelente lectura, completo y muy bien iluminado. Es de destacar el medidor de nivel de aceite por instrumento lo que hace innecesario levantar el capot. El "señalero" o "luz de giro" no tiene retorno con el volante por lo que puede quedar en marcha después de ser usado.

Y para terminar ...

... un resumen concreto, tipo telegrama de lo que vivimos en estos meses con el R.18: Este nuevo R.18 mejora notablemente lo visto hasta ahora que ya era bueno. Eso habla a las claras de una filosofía de trabajo en materia de producto y de un requerimiento cada día mayor en el aspecto calidad. Este auto es el "top of the line" de los sedanes Renault y no hay duda que hace honor a esa calificación.

Jorge Augé Bacqué

Características técnicas

Motor

Cuatro cilindros en línea, inclinados 15 grados. Válvulas y árbol de levas a la cabeza. Camisas desmontables. Block de aleación de aluminio. Diámetro por carrera: 88 x 82 mm. Cilindrada 1.995 cm3. Potencia 103 CV a 5.500 rpm. Par motor 16 kgm a 3.000 rpm. Relación de compresión 8.7:1. Luz de válvulas en frío: admisión 0.10 mm - escape 0.20 mm. Filtro de aceite de flujo total. Capacidad de aceite del cárter 5.1 litros, con filtro 5.25 litros. Nafta especial. Carburador Weber 32 Dara 55 descendente, 2 bocas con cebador automático. Bomba de combustible mecánica a diafragma. Sistema de enfriamiento: capacidad 10 litros. Control de temperatura por termostato. Encendido electrónico integral. Modulo electrónico Renix.

Transmisión

Tipo automática. Denominación MJ3. 3 relaciones mecánicas hacia adelante y 1 hacia atrás. Relaciones 1era 2.50, 2da 1.50 y 3era 1:1. Vinculador con el motor mediante convertidor hidráulico.

Dirección

A piñón y cremallera, asistida. Relación 16.4:1

Suspensiones

Delantera. Independiente, trapecio articulado, triángulos superpuestos transversales, resortes helicoidales, amortiguadores telescópicos y barra antirrolido. Ángulo de desplazamiento negativo.
Trasera. Eje rígido, barras reactoras, triángulo reactor central, resortes helicoidales, amortiguadores telescópicos y barra antirrolido.

Neumáticos

Radiales de acero. 185/70 13"

Frenos

Hidráulicos, doble circuito con servofreno. Delanteros, a disco, ventilados. Traseros, a tambor, autoajustables con válvula antibloqueo, sensible a la carga.

Sistema eléctrico

12 v 45 Amp

Dimensiones

Largo 4.468 mm. Ancho 1.686 mm Alto 1.420 mm Entre ejes 2.441 mm Trocha delantera 1.430 mm Trocha trasera 1.348 mm Peso (en orden de marcha) 1.092 kg. Carga máxima remolcable 950 kg (con freno), 485 kg (sin freno). Peso sobre el gancho de remolque 50 kg.

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test




VELOCIDAD MÁXIMA 166.700 KM/H
(Promedio de dos pasadas en sent
idos opuestos)

ACELERACIÓN (1era, 2da y directa)
0 - 20 km/h
1.85 s
0 - 40 km/h
4.17 s
0 - 60 km/h
6.76 s
0 - 80 km/h
10.13 s
0 - 100 km/h
14.89 s
0 - 120 km/h
21.94 s
0 - 140 km/h
35.79 s

ACELERACIÓN (en directa)
0 - 20 km/h
1.67 s
0 - 40 km/h
3.97 s
0 - 60 km/h
6.50 s
0 - 80 km/h
10.12 s
0 - 100 km/h
14.94 s
0 - 120 km/h
22.56 s

ACELERACIÓN (2da y directa)
0 - 20 km/h
2.02 s
0 - 40 km/h
4.19 s
0 - 60 km/h
6.66 s
0 - 80 km/h
9.93 s
0 - 100 km/h
14.35 s
0 - 120 km/h
20.36 s
0 - 140 km/h
30.26 s

RECUPERACIÓN
de 40 a 60 km/h
3.38 s
de 40 a 80 km/h
6.73 s
de 40 a 100 km/h
11.23 s
de 40 a 120 km/h
18.36 s
de 40 a 140 km/h
29.25 s

ACELERACIÓN
0 a 100 m
7.16 s
0 a 400 m
18.25 s
0 a 1000 m
35.01 s

Renault 18 GTX II Automático
Una cómoda palanca gobierna la caja automática, que tiene seis posiciones distintas

Renault 18 GTX II Automático
El tablero del GTX II, mejorado con respecto a su antecesor, no deja nada librado a la imaginación. El pedal de freno es amplio

Renault 18 GTX II Automático
El "plip" en funcionamiento. Rápidamente se convierte en un "vicio" por la auténtica comodidad que brinda. Abre desde buena distancia -dos metros, o algo más-, y se puede accionar caminando hacia el auto

La unidad testeada

Renault 18 GTX II Automático
La planta motriz. Probada y de excelente rendimiento, le otorga al auto muy buena performance

La unidad testeada Patente: C 1.304 .200 - Número de motor: 4645106 - Número de chasis: 934 - 11506. El auto tenía, cuando lo tomamos a nuestro cargo, 500 kilómetros de rodado. Las cubiertas son radiales de acero. El Súper Road-Test de 10.000 kilómetros se planificó con varios recorridos especiales por el país que permitirán establecer diferentes mediciones respecto del comportamiento de este nuevo Renault 18. Se realizaron -al cierre de esta primera parte del Road-Test- dos viajes, el primero fue "de cabotaje" y correspondió a un recorrido de 1.500 kilómetros dentro de la provincia de Buenos Aires. Con ello se estableció un primer tramo de "ablande" y conocimiento del automóvil por parte del equipo de test. El segundo viaje, que se comienza al cierre de esta edición por lo cual sus fotos e impresiones serán incluidas en la segunda parte, será a la provincia de San Luis, lo cual implica una marcha de 2.700 kilómetros.

Renault 18 GTX II Automático

¡Cómo cambian las cosas!

¡Cómo cambian las cosas!... ¿no? Si hace quince años hubiesen depositado en nuestra redacción un auto con caja automática y nos hubiesen dicho que había que hacerle un test de 10.000 kilómetros, se nos hubiesen revuelto las tripas. ¡Qué fastidio les teníamos! Nos parecía que esa palanca que no se movía constituía la representación casi perfecta de la parálisis conductiva. ¡Cosa de viejos...! decíamos nosotros, suponiendo que ese asunto de la caja automática era una cosa ridícula, absurda y poco digna de ser considerada en el sagrado mundo del automóvil. Pero los tiempos pasan, las cosas cambian y, a no dudarlo, las cajas automáticas y los autos también. No hace ni 2.000 kilómetros que el Renault 18 GTX II Automático está en la redacción de Parabrisas y ya estamos empezando a considerar que va a ser muy difícil volver a manejar un auto con caja manual. Y eso también se hace extensivo a la opinión de nuestros colegas y vecinos de Corsa (...quintaesencia del puritanismo conductivo deportivo) a quienes esta caja automática ha convencido casi definitivamente. No se puede negar que la caja automática presentada en el R-18 es excelente, tanto en su escalonamiento como en su adaptabilidad a la conducción alegre. Quizá para quien no ha conducido autos con caja automática y tiene formados sus reflejos a la manual, la cosa no sea tan sencilla. Pero podemos asegurarles que, al ratito no más, uno se acostumbra,le toma la mano y hasta se decide a extraerle todas las ventajas que ofrece.

R.T.B.

Renault 18 GTX II Automático
Asientos tipo "pétalo", sumamente cómodos

Automático, pero ...

No hubiera resultado demasiado sensato probar un auto con caja automática en búsqueda de sus condiciones deportivas, en una exigencia "tipo competición" . Simplemente, cuando nos tocó manejarlo en un par de oportunidades durante este test, lo tanteamos un poquito. Y otro poquito, después de comprobar que responde notablemente. La patadita al fondo con el acelerador engancha el cambio inferior casi como un rebaje, con una respuesta admirable. Uno puede dedicarse entonces, contando con la tracción adecuada a las circunstancias, a divertirse volanteando, corrigiendo la trayectoria y virando muy alegremente. Por supuesto que la exigencia fue breve, pero bastó para suponer que el auto es neutro y sincero.

J.M.A.

DESPUÉS DE 10.000 KILÓMETROS DE PRUEBAS, EL RENAULT 18 GTX II AUTOMÁTICO ENTREGÓ UN RENDIMIENTO ACORDE CON LA FILOSOFÍA CON QUE FUE CONCEBIDO: CALIDAD Y CONFORT A ULTRANZA. LAS PRUEBAS A QUE FUE SOMETIDO EL AUTO CONSTITUYERON LA SUMA DE LAS EXIGENCIAS A QUE UN USUARIO COMÚN SOMETE A SU VEHÍCULO EN, APROXIMADAMENTE, 10 MESES DE USO. EL EQUIPO DE TEST DE PARABRISAS LO HIZO EN SOLO NOVENTA DÍAS. PARA ELLO CUATRO CONDUCTORES SE TURNARON EN SU UTILIZACIÓN POR DIVERSOS TIPOS DE CAMINOS Y TRÁNSITO

Algunas impresiones del viaje

En un par de coberturas periodísticas tomé contacto con el Renault 18 de caja automática, en rigor de verdad el primer auto con ese artefacto qué manejo en largos trechos en mi vida. Quizá por eso me costó acostumbrarme al principio y tuve que hacer grandes esfuerzos para arrancar sin meter "la pata" sobre un imaginario pedal de desembrague, tocando el extremo izquierdo del pedal de freno, con el resultado que es de imaginar.
Solucioné el tema recogiendo la pierna izquierda hacia atrás, para no moverla por reflejo, y al poco tiempo ya me acostumbré a eso de manejar sin hacer cambios... con lo que descubrí un maravilloso mundo de comodidad.
La caja de tres velocidades (en posición "drive") sirve adecuadamente a todos los requerimientos del tránsito normal, por lo que puede ser puesta en esa posición a la mañana bien temprano y sacarse cuando uno se va a dormir. Lo único que hay que tener en cuenta es que estando parado el vehículo, el pie debe estar sobre el freno, ya que el auto se mueve lentamente aun sin acelerar. (Por eso en las películas americanas, cuando se ven autos desde atrás en un semáforo, las luces de stop están todas prendidas.) Para estacionar cuando hay que hacer varias maniobras, este lento movimiento hace más cómodo el trabajo, ya que basta con poner la palanca en drive o "R" para que el auto se mueva.
En la serranía de San Luis me enteré para qué sirven la 2da y la 1era: con esas posiciones enchufadas, la caja no selecciona otra marcha más alta que la respectiva; por ejemplo, bajando una cuesta muy pronunciada, en "1era" no hay peligro que al subir de vueltas el régimen la selección pase de primera a segunda, con lo que se perdería la ayuda del freno del motor. Otro tanto sucede con la segunda, para negociar, por ejemplo, un curverío, ya que la segunda larga (de la caja de tres marchas) es ideal para que el motor no pierda vueltas.
En definitiva, diría que me gustó mucho la caja automática del Renault 18, y otro tanto podría decir de la dirección servoasistida, una vez que uno se habitúa a ella, ya que al terminar de doblar, y soltar la dirección, no vuelve de la misma manera que una mecánica. Verdaderamente el Renault 18 con caja automática es un auto muy agradable, incluso para los que aún disfrutamos del "trabajo" de manejar.
Dos perlitas que pueden ser mejoradas: la ubicación de las teclas de sube y baja de los vidrios, tendría que volver a estar en la consola y no tan arriba en el tablero, casi tras el volante. Y la radio es muy buena, pero no para un auto. Para sintonizarla con el auto en marcha es menester recibir antes los sagrados óleos...

C.R.N.

Vea también

Renault 18 TX

Road Test del Renault 18 TX
Revista Corsa Nro 799. Septiembre de 1981

Renault 18 GTX II

Road Test del Renault 18 GTX II
Revista Parabrisas Nro 110 Junio de 1987

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad
Por Gustavo Ernesto López
email gustavolopez@testdelayer.com.ar

Cantidad de visitas