Nacionales

Importados

F1 Web

Test del Ayer

Búsqueda personalizada

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
.

Dinarg D-200 - 1963

 

No es hermoso, pero es simpático

 

Revista Parabrisas Nro. 32. Julio de 1963
(Test disponible gracias a la amabilidad de Atilio Pagani)

 

Dinarg D-200

Indudablemente, si el automóvil debe atenerse al concepto propio de muchos, de que debe ser un envoltorio para personas que viajan, el Dinarg es uno de los vehículos más funcionales jamás concebidos

En él viajan dos personas cómodamente; no hablamos de una ubicación espartana, sino de que pueden sentarse con amplio espacio lateral y horizontal, como ocurre en el caso del Dinarg.
Sobre el aspecto estético caben, evidentemente, diversas apreciaciones. El Dinarg no es, creemos, hermoso, pero con el tiempo llega a ser simpático. Además, su eficiencia de funcionamiento es tal que el usuario se identifica con él, especialmente cuando siente que sus amigos le cuentan que ellos, con coches que cuestan el doble, recurren constantemente a los talleres mecánicos..., como suele ocurrir.
No queremos decir que el Dinarg pueda vivir sin "service", pero su confiabilidad es decididamente del tipo "perrito fiel".
Dentro de la cabina del Dinarg se revela la preocupación de los fabricantes por ubicar lo más cómodamente posible a los usuarios del vehículo. Las puertas son huecas, puesto que las ventanillas no son levadizas sino corredizas; los huecos han sido aprovechados para mayor espacio horizontal, y el tapizado es económico, pero prolijamente hecho y no exento de buen gusto. En el interior de las puertas se han adosado bolsillos para guardar documentos, mapas, alguna bujía, etc. Además se levanta la tapa del escalón ubicado detrás del asiento delantero (no nos animamos a calificarlo como otro asiento) encontrándose más espacio para guardar herramientas.

Dinarg D-200

Al sentarse en el Dinarg, el conductor percibe una inicial sensación de extrañeza, pero irá comprobando que está sentado en forma cómoda (y puede corregir la posición del asiento con un tirete de alambre ubicado debajo del cojín). El volante es tan pequeño que recuerda los vehículos que circulaban en el Zoológico, y con los cuales nosotros hicimos nuestros primeros derrapajes a la tierna edad de seis años; tiene en el centro un adorno, pero no incorpora la bocina, que se acciona mediante una perilla en la columna de dirección.
Los pedales son los tres convencionales, recubiertos con patines de goma. El acelerador es largo y de suave accionamiento, aunque en la posición de reposo está un poco demasiado vertical para el gusto de la mayoría. El embrague es muy celoso, aunque es blandito y suave. La palanca de cambios es del tipo deportivo, corto y vertical, rematado por una bocha bastante grande.

Dinarg D-200

Dinarg D-200

El tablero tiene un solo instrumento de aguja, el velocímetro, con cuentakilómetros incorporado; sendas luces indican carga de la dinamo (luz roja) y funcionamiento del motor en marcha atrás (luz verde). El velocímetro está iluminado con luz verde; es muy agradable y descansado, aunque la aguja debiera ser de un color que se destacara más. Una perilla a la izquierda del tablero se tira para hacer funcionar el cebador, que emplea el sistema de enriquecimiento de mezcla. El freno de mano está ubicado a la izquierda, pero como, colocado o no, no influye absolutamente sobre el desplazamiento del vehículo, podemos olvidarnos de él sin remordimiento de conciencia

Manejo

Se tira del cebador, salvo que el motor esté caliente, en cuyo caso no es necesario, y se gira la llave de arranque, presionando sobre el acelerador sin excederse de 1/3 de su recorrido. Si quiere arrancarse en marcha atrás, se empuja la llave hacia adentro, y se gira. En marcha adelante o marcha atrás, el motor siempre arranca en forma instantánea.

Dinarg D-200
Después de los karts, el Dinarg debe haber sido el vehículo más chico que jamás anduvo en el Autódromo. No obstante, se portó bien, y en viraje exhibió cualidades superiores a las de muchos autos de precio considerablemente mayor

La unidad motriz es Sachs 200, con marcha atrás por inversión de rotación, de modo que para el caso de maniobras, hay que detener el motor y hacerlo arrancar de nuevo cada vez que se desea cambiar el sentido de marcha del coche.
Una vez andando el motor, se aprieta el embrague, se mueve la palanca de cambios hacia adelante, y se desembraga y acelera en forma convencional. Hasta no "tomarle el pie" al embrague, será difícil evitar un pequeño brinco al iniciar la marcha. Luego, es cuestión de efectuar la habitual danza pagana sobre embrague y acelerador mientras que se van pasando los cambios de 2da, 3era y 4ta, operaciones que se hacen tirando la palanca para atrás; al soltarla, vuelve siempre a la posición central, ya que la caja es del tipo motociclístico.
El andar es sumamente ágil. Hay que hacer frecuente uso de la palanca de cambios, pero esto no es por cierto ningún sacrificio, ya que la palanca aludida tiene recorrido corto y la posición es tal que siempre está a mano. El pique es, además, perfectamente adecuado para el andar ciudadano; entre su aceleración, su pequeño y "filtrable" tamaño, y sus frenos excelentes (hidráulicos en la cuatro ruedas), pudimos comprobar que en el tránsito ciudadano, pasar a un Dinarg bien manejado es prácticamente imposible. La tercera alcanza más de 60, y es la marcha que más se usa en tránsito denso, puesto que no es conveniente enganchar la cuarta hasta los 50 km/h aproximadamente. La relación final de desmultiplicación es tal vez un tanto "larga", impidiendo que el motor desarrolle sus máximas r.p.m. en cuarta velocidad; el Dinarg corre casi tanto en 3era como en 4ta, si hay algún viento de frente...
La dirección es muy liviana pero es imprecisa y, debido a que se ha limitado el giro de las ruedas para no robar demasiado espacio adelante (piernas de los ocupantes), el diámetro de viraje es más digno de un auto grande que de una microcupé como el Dinarg. A pesar de lo impreciso de la dirección que conduce al convencimiento de que, en alguna parte del varillaje se ha incorporado una pastilla yun-yun, el Dinarg tiene condiciones de viraje realmente excepcionales.

Dinarg D-200

Durante nuestros test de Autódromo, una de las habituales pruebas es entrar en la horquilla de la entrada a 70 kilómetros por hora, para fotografiar y comprobar condiciones de viraje y rolido. Con algunos coches hemos tenido algún problema para entrar a 70, pero con el Dinarg vinimos con acelerador a fondo, torcimos el volante, y giró sin inconveniente de ninguna índole. Lástima que no tenga más potencia. Claro que, debido a lo impreciso de la dirección, el intrépido tiene que ser al principio bastante ídem; pero pronto se convence de que simplemente es cuestión de entrar zumbando, girar el volante, y tenerse fuerte. El coche siempre dobla, aunque a veces la cola pega un pequeño chicotazo al acomodarse (pero se asienta solo).
Los frenos son extraordinarios en su poder de desaceleración, pero el Dinarg es tan increíblemente cortito que si se frena completamente a fondo, no es difícil que se cruce.
La suspensión es muy blanda; hay cabeceo sobre tramos quebrados, pero no es tanto como para molestar a los ocupantes. En partes malas, las irregularidades no se transmiten a los asientos. Teóricamente, el coche no debiera doblar bien por esa circunstancia, pero ya hemos visto que lo hace.

Uso general

Para andar en ruta el Dinarg mantiene 60 km/h en forma incansable, y además es tan manuable que casi nunca hay que levantar el pie del acelerador. Con este tipo de motor, conviene poner en práctica la costumbre de cerrar el contacto de cuando en cuando durante viajes largos, manteniendo el pie sobre el acelerador, para que, al entrar mezcla sin combustionarse refresque a la vez que lubrica.
El espacio para equipajes no es muy generoso; cabe una valija bastante grande atrás de los asientos (cuyos respaldares individuales son rebatibles), pero de ahí en adelante, es necesario confiarse a una parrilla en el techo; no debe cargarse demasiado, porque el peso y la mayor resistencia aerodinámica contribuyen a hacerle la vida más difícil al motorcito.

Dinarg D-200
Nuestra "quinta rueda" prácticamente hizo desaparecer al Dinarg

Estacionarlo no es, por supuesto, difícil, aunque sería más fácil si el coche tuviera más viraje. Para uso en ciudad el Dinarg es excelente por su maniobrabilidad, bajo consumo, y facilidad de ubicación en los huecos más inverosímiles . Tiene una bocina de grave y fuerte voz, que sobresalta a quienes van soñolientos al volante y se despiertan con el temor que tienen un Scania Vabis en su futuro.
El equipo de norma incluye también luces de giro, con un ingenioso mecanismo de relojería que hace que la llave vuelva automáticamente a cero después de treinta segundos; cómodo y más barato que los sistemas en los cuales el retorno del volante automáticamente anula el funcionamiento del intermitente. No tiene guiñada. Ya que estamos sobre el tema de las luces, tiene todas las reglamentarias, dos luces de stop, alta, baja y posición, y luz de patente. También tiene "plafonnier" de norma, con una llavecita; en el interior de los parantes se encuentran ganchitos para colgar ropa durante el viaje detalle que bien podría ser copiado por fabricantes de autos que cuestan tres veces lo que el Dinarg. Las luces de carretera no son excepcionales, el cambio se efectúa mediante un pedalín ubicado en el piso del compartimiento. El limpiaparabrisas es eléctrico, funciona muy bien, aunque el motorcito hace por lo menos tanto ruido como el motor del auto (no faltó el venenoso que dijo: "Y si la potencia es la misma, mas o menos...").

Dinarg D-200

Otros detalles

El motor es muy accesible; se llega a él levantando el capot, que tiene llave. En un costado del cofre del motor se encuentra la rueda de auxilio. La tapa del tanque de nafta no tiene llave; debiera tener, o por lo menos, debiera tener una boca "tipo auto" para que el dueño pueda comprarse una tapa con llave de las que venden en las casas de repuestos y estaciones de servicio. Tiene, en cambio, una bola con rosca, o sea que hay que ponerle, en caso de robo, una tapa de motoneta, que no tiene llave. El tanque no tiene medidor, y como el tubo de entrada es acodado, no hay absolutamente ninguna forma de saber cuanta nafta queda; hay que acordase de reabastecer el auto de cuando en cuando, pero tiene una llave de reserva, así que nunca se va a quedar en la calle (salvo que al cargar nuevamente nafta, se olvide de pasar la llave de la posición "Reserva" a la de "Tanque principal"...).
Es una especie de sucesor del Topolino. Tiene menos velocidad máxima pero acelera más (o al menos da la sensación de hacerlo).... Para andar en ciudad es ideal; para la ruta, no hay problemas en andar continuamente a 60 kilómetros por hora. Y nadie puede discutir la extrema bondad mecánica del grupo motor - transmisión Sachs.
Es muy pequeño, pero es práctico, económico, y divertido para manejar.

Dinarg D-200

Características técnicas

Motor

Sachs LDR 200 monocilindrico, dos tiempos, Diámetro x carrera 65 x 58 mm Cilindrada total 191 cm3. Potencia 10.2 HP a 5.250 rpm. . Carburador Bing descendente. Barrido por sistema Schnuerle. Enfriamiento a aire por turbina (cilindro envuelto en camisa de refrigeración). Encendido por dínamo, bobina y bujias. Bujías Bosch M225 P11 S.

Caja de velocidades

Embrague multidisco en baño de aceite. Caja de velocidades mecánica de cuatro marchas tipo motocicleta. Relaciones internas. 1era 3.62:1 2da 1.82:1 3era 1.21:1 4ta 0.83:1. Pasa por dos reducciones y la relación final es 1era 18.75:1 2da 9.64:1 3era 8.45:1 4ta 4.48:1. La Marcha Atrás se logra invirtiendo la rotación del motor

Suspensión

Delantera. Semieje columpiante con resortes y amortiguadores hidráulicos
Trasera. Independientem brazos arrastrados oblicuos, resortes y amortiguadores hidráulicos

Dirección

Tipo piñón y cremallera

Frenos

Hidráulicos de campana. De estacionamiento sobre las ruedas traseras

Peso y dimensiones

Peso Vacío (Kg): 300 Largo (mm): 2.430 Ancho (mm): 1.240
Alto (mm): 1.200 Distancia entre Ejes (mm): 1.500 Trocha Delantera (mm): 1.060 Trocha Trasera (mm): 1.060. Carga util 260 kg. Capacidad del tanque de nafta 18 litros

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

 




CONCLUSIONES

Los más

  • Funcional al extremo

  • Confiabilidad de las partes mecánicas
  • Muy buen desempeño en ciudad
  • Condiciones de viraje excepcionales
  • Frenos extraordinarios

Los menos

  • Embrague muy celoso

  • Freno de mano no cumple su función
  • Dirección muy imprecisa
  • Escaso radio de giro
  • Falta de indicador de cantidad de combustible
  • Tapa de tanque de combustible sin llave

VELOCIDAD MÁXIMA 75.000 KM/H
Promedio de varias corridas en sentidos opuestos

Equipo de test

- Ronald Hansen
- Emilio R. del Valle (n)
- Guillermo Mártire

ACELERACIÓN

0-20 Km/h

4s 4

0.40 Km/h

10s 2

0-60 Km/h

28s 8

0 a 500 metros

37s 2

CONSUMO

Velocidad

km/l

En ciudad

17.0

En ruta a 60/70 Km/h

18.0


DIÁMETRO DE GIRO

A la derecha

9.70 m

A la izquierda

8.60 m

IMPERMEABILIDAD
Tierra y agua: algunas filtraciones, no excesivas. Entra agua en la toma de aire del carburador, produciendo rateos eventuales en su marcha

ERROR DEL VELOCÍMETRO

Vel Indicada

Vel Real

20

22

40

40

60

60


DISTANCIA DE FRENADO

Vel

Total

20 Km/h - 0

2.10 m

40 Km/h - 0

7.30 m

60 Km/h - 0

16.30 m


VELOCIDAD MÁXIMA EN CADA MARCHA

I

20 Km/h

II

42 Km/h

III

62 Km/h

IV

75 Km/h

LA ACELERACIÓN DEL DINARG ES ADECUADA PARA EL ÁGIL DESPLAZAMIENTO EN EL TRÁNSITO COADYUVANDO LAS PEQUEÑAS DIMENSIONES DEL COCHE

Dinarg D-200

Dinarg D-200

Dinarg D-200

NINGÚN PROBLEMA DE DESVANECIMIENTO DURANTE NUESTRAS PRUEBAS DE FRENADOS SUCESIVOS

Dinarg D-200
A 70 en la horquilla, con el peso del conductor hacia afuera, Dinarg doblando

EL ESCALONAMIENTO DE MARCHAS ES EL DADO POR LAS RELACIONES INTERNAS DE LA CAJA SACHS. NOS PARECIÓ QUE LA MULTIPLICACIÓN FINAL ERA UN TANTO "LARGA", VALE DECIR, LA CUARTA A VECES UN POCO "PESADA" PARA EL MOTOR

Dinarg D-200
El limpiaparabrisas barre una zona pequeña, pero no hay problema, porque el vidrio está cerca del rostro del conductor

Dinarg D-200

A PESAR DEL DIÁMETRO DE GIRO EXCESIVAMENTE GRANDE, EL DINARG ES MANIOBRABLE POR SU REDUCIDO TAMAÑO

Dinarg D-200
No es cierto que Mártire esté haciendo planteos tipo "váyase y no vuelva más" a Hansen. La cámara mintió

Dinarg D-200
No es cierto que el Dinarg sea "el producto manufacturado más pequeño del mundo", como dijo alguien, pero sus dimensiones son, por cierto, liliputienses. No obstante, dos personas viajan en él muy cómodamente

VALOR DE LOS VEHÍCULOS 0Km A FEBRERO DE 1961
Vehículo Valor en pesos

Alcre Susana 500 (entrega 120 dias)

198.000

Alcre Luis 700 (entrega 1 año)

310.000

Bambi Microcupe

159.000

Bergantin Std

410.850

Bergantin Lujo

421.850

Bergantin Super 6

446.850

Borward

550.000

Citroen 2 CV

255.000

Carabela

555.810
De Carlo 700 278.000
De Carlo 700 Cupe 330.000
Di Tella 1500 418.000
Dinarg Microcupe 151.500
DKW Auto Union 378.000
Estanciera 4x2 398.240
Estanciera 4x4 459.740
Estanciera Lujo 4x2 405.710
Estanciera Lujo 4x4 467.310
Hansa 1100 422.300
Hansa 1100 Rural 437.850
Heinkel Microcupe 149.000
Fiat 750 250.000
Fiat 1100 358.000
Graciela 270.000
Isard 700 279.500
Isard 400 Sedan 189.500
Isard 400 Sport 217.000
NSU Prinz 247.500
Peugeot 403 519.495
Peugeot 404 695.000
Renault Dauphine 308.770

ACCESIBILIDAD Y MANTENIMIENTO

En general bastante bueno: el motor se descubre levantando la tapa trasera que tiene llave. Puede llegarse entonces fácilmente al carburador. Para llegar a los platinos es menester sacar una chapita ubicada al costado del cárter. El cilindro maestro de frenos está debajo del auto. Las ruedas tienen seis bulones cada una, cantidad que escasamente parece necesaria tratándose de un auto tan liviano. La carrocería del Dinarg D 200 está construida en plástico reforzado (resina polyester y fibra de vidrio). Este sistema constructivo, económico para pequeñas series, necesita un cuidado especial en los detalles de moldeo, etc. En el caso Dinarg, este trabajo ha sido realizado con suma precisión y la terminación de la carrocería resulta de este modo muy buena. Las ventanas delanteras son del tipo deslizante, pero el vidrio que se desliza no es solamente el delantero sino también el trasero, que sirve de salida de aire de cabina

TABLA DE DETALLES DE CARROCERÍA

- Arranque eléctrico
- Arranque en llave de contacto
- Bocina simple
- Apertura de las puertas delanteras para atrás
- Medidor de presión de aceite tipo luz
- Medidor de nafta de aguja
- Medidor de temperatura de agua de aguja
- Amperímetro tipo luz
- Espacio para la radio
- Limpiaparabrisas eléctrico
- Comando de luces en el tablero
- Indicador de viraje
- Cerradura de la puerta del lado del conductor
- Cerradura de capot con llave
- Manijas de puerta tipo palanca
- Tapizado plástico
- Alfombra de goma
- Respaldo delantero regulable
- Colocación de la batería: Atrás
- Ventanillas tipo corredizo

Vea también

Bambi Microcupé

Road Test del Bambi Microcupé
Revista Parabrisas Nro. 18. Mayo de 1962

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar

Cantidad de visitas