Nacionales

Importados

F1 Web

Test del Ayer

Búsqueda personalizada

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Burro Buggy - 1971

La fiebre de los buggies llegó a la Argentina

Revista Corsa 252. Febrero de 1971

 

La fiebre de los buggies llegó a la Argentina. Si bien ya habíamos oído de los proyectos de Steven y de Luis Varela, el de Máximo Aldunate y Pedro Campo ya se puede ver. Los autores de los famosos Truenos de SP lograron un buggy excepcional

¿Qué es un Dune - Buggy?

Los dune-buggies son esos "escarabajos" chatitos con patonas y equipados con motor Volkswagen. Nacieron en EE. UU. hace menos de cinco años como uno más de todos esos experimentos que viven haciendo los muchachos éstos del norte. Usaron el motor Volkswagen por ser relativamente pequeño y resistente. Los hemos visto en revistas, noticieros y también en algunas películas como "El affaire de Thomas Crown", por ejemplo. Tienen la ventaja de adaptarse a cualquier tipo de terreno sea asfalto, tierra, pasto, piedra o arena y poseen la funcionalidad y robustez de un jeep. Lógicamente, no tienen puertas, cerraduras ni detalles de confort, aunque por tratarse de cochecitos construidos por uno mismo podrán contar con todo agregado que uno desee; sólo es cuestión de ingenio, pesos y buen gusto.


Se aprecia perfectamente que con sencillez y claridad de diseño se logra una trompa armónica, funcional y agradable a la vista

¿Qué es un Dune - Buggy?

Sobre el escritorio de Sopeña encontramos una nota que decía: IMPORTANTE. Jueves 4-11-71 a las 11 hs. ir a Araujo 337 (altura Rivadavia 10.200) a hacer nota sobre un dune-buggy mecánica Renault. Fotógrafo y redactor: Willy.
Pese a lo escueto del informe, dedujimos que el "dire" demostraba especial interés al pedir fotógrafo para una nota que bien podía ir incluida en los Toquecitos de Bocina o en las columnas meramente informativas. Pero como donde manda capitán no manda marinero..., el jueves fuimos al encuentro de ese buggy que ya nos imaginábamos como uno más de esos engendros, consecuencia de los intentos de fabricar en el país esos vehículos que sólo tienen sentido cuando vienen acompañados por una filosofía apropiada por parte de los potenciales usuarios. Además, también estábamos dispuestos a encontrar algún "rejunte" o injerto mecánicamente mal logrado como consecuencia de la falta de experiencia en el diseño de ese tipo de aparatos. Pocas horas más tarde saldríamos del taller habiendo comprobado todo lo que nos habíamos equivocado. Pero vean por qué.


Como ven, la zona donde van los faros traseros permite emplear los de cualquier marca o forma. El travesaño trasero sirve, entre otras cosas, para sujetar el paragolpes. El motor puede desmontarse sacando solamente ocho bulones y se tira hacia atrás sin necesidad de guinche, ya que sale "rodando"

El Burro Buggy

A los treinta segundos de haber llegado comenzaron a sucederse las sorpresas que nos harían ir cambiando el concepto que, absurdamente, nos habíamos formado del buggy. A la primera pregunta sobre el chasis pudimos hablar con el constructor del mismo. Pedro Campo. ¿Qué carrocería puede "montar" un chasis de Pedro Campo mejor que una diseñada y construida por el mismo que se encargó de "vestir" a los Truenos, por ejemplo? En efecto, Máximo Aldunate, quien trabajó con los Trueno SP, no sólo es quien hizo la carrocería sino quien creó al buggy en su totalidad, es decir quien lo tenía "in mente" y trabajó en el tablero y en el taller con el asesoramiento de Pedro Campo hasta materializarlo. Es él el que tiene el bichito Buggy zumbándole en la cabeza desde hace meses y no hace otra cosa que introducirle soluciones y modificaciones a su propio diseño cuando ya nadie cree que pueda ser mejorado. Lo ayudan Raúl Pedeferri, Alan Burton y Juan Miguel Grima con una dedicación y entusiasmo poco comunes. Pero ellos cuatro, si bien son los que "más están en la cosa", no son los únicos. Dieltico Técnica, la responsable de la construcción de este Burro-Buggy, trabaja casi al ritmo de Máximo Aldunate, lo que es mucho.
La cosa es que en poco más de dos meses sacaron la idea de la cabeza de Máximo y construyeron el buggy a tiempo como, para llevarlo a Expo-Auto. Pero no sólo eso, ya tienen previstas todas las opciones que van a poder proveerle al usuario y todas las posibilidades con que va a contar el auto. Si todo sale como lo imaginan, será algo extraordinario y a juzgar por lo que vimos, tienen todas a favor.
Vamos a describirlo y luego analizaremos las posibilidades de construir uno.


Se puede ver cómo puede quedar el interior si se quiere. Si no, puede ir el volante, instrumental y palanca de cambios Renault. Las butacas, si bien vienen con el kit, no son iguales a estas

Como es el Burro Buggy

El chasis consta de una viga central del tipo Lotus Europa construida en acero 1010 y lleva soldado en su parte delantera el puente que lleva la suspensión original delantera de Renault. Atrás termina en una U invertida que sujeta el motor, también Renault.
La carrocería construida en fibra de vidrio y poliester es una sola pieza con todas las medidas exactas para que uno pueda ir incorporándole los faros, las butacas y todas las piezas que integran la totalidad del auto. Se puede elegir el color entre una muestra que tienen.
Las suspensiones delanteras y traseras son las originales Renault con excepción de los resortes, que son más blandos para trabajar acorde con el menor peso del buggy.
La transmisión, frenos y dirección también son originales Renault.
Después, todo lo que vemos en la carrocería, con excepción de los faros delanteros, parabrisas y barra antivuelco, puede ser extraído de un Renault. El que nosotros vimos estaba equipado con elementos que no son de la marca, pero eso se debe a que estaba "de domingo" para la Expo-Auto. Por esa razón los faros traseros son de Volkswagen, el volante y las butacas son especiales y lo más importante, las llantas y las cubiertas, son más anchas que las de un Renault de calle. Es que las ruedas originales, si bien sirven para rodar, le quedan tan, pero tan feas, que las patonas son casi obligatorias. Imagínese un Porsche 917 con ruedas de Ford Falcon.
Como techo puede utilizarse una capota o el techo duro, ambos le dan un aspecto más gracioso del que tiene "descubierto". También se le provee como accesorio unos plásticos laterales y traseros que lo "visten" más y unos tapizados para los "asientos" traseros. Los paragolpes traseros pueden ser los originales Renault, mientras que adelante pueden utilizarse unos que proveerá la misma Dieltico Técnica. Entre las opciones mecánicas encontramos unos tensores para el tren trasero que mejoran las estabilidad y le quitan juego a la palanca de cambios. ¡Ah!, la barra antivuelco también es opcional. Pero para tener bien claro lo que viene en el kit básico y lo que se ofrece como accesorio, hicimos la lista que encuentran en la columna de la derecha.
Esa lista podría seguir y más cuando salga a la venta, pero ya tienen una idea de lo que se entrega con el kit y de lo que hay que pagar por separado. Ahora ya conocen al Burro-Buggy que, evidentemente, por su uso, no es para todos. Pero quien realmente tiene alma buggy puede tener un auto realmente bien hecho con una mecánica accesible por su precio y disponibilidad y lo que es muy importante, fácil de reacondicionar. Recuerden que es un buggy construido con la seriedad y nivel de los mejores SP nacionales.

Por Alejandro Ciancaglini

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test





Burro Buggy. Se lo puede leer y se pueden ver los faros que vienen con el kit. Las luces de posición originales Renault, la tapa de nafta y la suspensión delantera

¿Como viene la mano?

Kit básico.

- Chasis.
- Carrocería completa.
- Resortes nuevos.
- Parabrisas.
- Faros delanteros
- Butacas.
- Cablerío de comandos.
- Planos de armado.

Este kit básico del Burro-Buggy comprende en su precio de cerca de $ 300.000 las modificaciones que hay que hacer al pedal de freno, la varilla de caja y la barra de dirección. Es decir que contra entrega de estas piezas de su Renault usado, Dieltico Técnica se las modifica sin recargo sobre el precio del kit.

Accesorios.

- Llantas anchas.
- Barra antivuelco.
- Cubiertas especiales.
- Butacas especiales.
- Tapizados del interior del buggy (piso, túnel, asientos traseros).
- Techo duro.
- Capota.
- Paragolpes delanteros y traseros.
- Plásticos laterales y traseros.
- Tensores.
- Barra estabilizadora.
- Instrumental.
- Fileteado.
- Piezas del motor cromadas.

Lea también

Road Test del Buggy Puelche
Revista Corsa Nro 401. Enero de 1974

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.

Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar

Cantidad de visitas