Nacionales

Importados

F1 Web

Test del Ayer

Búsqueda personalizada

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
.

Fiat

Autos para toda la gente
Por Juan P. Vignau

Revista Parabrisas

 

La filosofía de la empresa nacida en 1899 con la conducción de Giovanni Agnelli fue construir automóviles de fácil mantenimiento y accesibles al gran público.

Hoy, a más de 87 años de su creación, el "Grupo FIAT" es uno de los principales productores del mundo.

Una sintética, pero rica historia, donde se manifiesta el constante y sostenido crecimiento de la empresa.

 

1era parte

 

Los comienzos

 

La Fabbrica Italiana di Automobili Torino (F.I.A.T.) no tuvo un origen común al resto de las productoras de automóviles, es decir, no surgió como empresa familiar ni como resultado de la prolongación de las ideas de un visionario. Todo lo contrario. Un grupo de financistas italianos encabezados por Giovanni Agnelli se propuso formar una sociedad de importantes dimensiones, con el objeto de fabricar automóviles. 

El 1ero de julio de 1899 se constituyó la sociedad con un capital de 800.000 liras y se tomaron rápidas decisiones, no había tiempo para diseñar el primer automóvil, por lo tanto se recurrió a uno ya concebido.

Giovanni Battista Ceirano había registrado en 1898 la sociedad Ceirano & Cía y poco más tarde, en casa de su amigo Vincenzo Lancia donde habían instalado un taller junto con Felice Nazzaro terminaron la construcción de su primer automóvil denominado Welleyes diseñado por Aristide Faccioli.

El consejo directivo de la Fiat decidió entonces adquirir en 30.000 liras las patentes del Welleyes, el paquete accionario de la Ceirano & Cía. y absorber de esa forma la colaboración de Faccioli, Lancia y Nazzaro. A Ceirano no se lo admitió en la sociedad pero fue designado agente exclusivo para la venta en Italia de los automóviles Fiat.

El Welleyes, con muy pocas modificaciones, se convirtió de esta manera en el primer automóvil Fiat denominado 3 1/2 HP. Tenia unas formas muy agradables que recordaban las de una carroza de caballos. El motor era de dos cilindros horizontales y estaba montado en la parte trasera en forma transversal. Con una cilindrada de 679 cm3 desarrollaba una potencia de 4 HP a 700 rpm. La transmisión se efectuaba mediante un cambio con tres pares de engranajes, marcha atrás y una cadena doble. El sistema de frenos también era doble: uno de pedal actuaba sobre el diferencial y otro, accionado por una palanca, sobre las mazas de las ruedas traseras. La velocidad máxima anunciada era de 40 Km/h y el precio de 4.200 liras.

Entre 1899 y 1900 se construyeron en el patio de la casa de Vincenzo Lancia aproximadamente veinte ejemplares, de los cuales sólo tres existen en la actualidad; uno en el Museo del Automóvil de Turín, otro en el Museo Ford en Deaborn (USA) y el tercero en el centro histórico FIAT.

La inauguración oficial de la F.I.A.T. tuvo lugar el 19 de marzo de 1900. La fábrica se construyó en un predio de 12.000 metros cuadrados ubicado en la calle Dante número 35 de Turín y trabajaban 150 operarios.

La producción comprendía, además del 3 1/2 HP, un modelo derivado de este: el 6/8 HP que en 1901 fue reemplazado por el 8 HP, primer Fiat con grupo propulsor delantero. El motor era de dos cilindros verticales de 1.802 cm3, desarrollaba 10 HP a 800 rpm y tenía una velocidad máxima de 50 Km/h. Se fabricaba un vehículo semanal y el problema de la refrigeración del motor aumentaba con el incremento de las prestaciones. Los últimos ejemplares del 8 HP fueron equipados con un radiador tipo panal de abejas en reemplazo de la serpentina. La carrocería mantenía la imagen de carroza; sólo la evolución técnica parecía preocupar por esa época a los proyectistas. También en 1901, Fiat implantó el primer servicio de asistencia técnica para sus clientes.

La empresa se caracterizó durante sus primeros años por aplicar en sus automóviles únicamente soluciones técnicas ya probadas, evitando producir autos demasiado avanzados en relación a la época.

El Fiat 12 HP, fue el primer modelo con motor de cuatro cilindros verticales situado en la parte delantera del auto, que por medio de un cono de fricción y una junta elástica transmitía el movimiento. Tenía un carburador de pulverización y nivel constante y el encendido se producía mediante un magneto accionado por el motor. El 12 HP no tenía ninguna insignia en el radiador, sólo una tarjeta ubicada cerca de los pedales de comando en la cual se estampaba el número correlativo de chasis. Sobre esa tarjeta, por primera vez, la Fabbrica Italiana di Automóbili aparece bajo la sigla F.I.A.T.

En 1903, se inicia la producción de vehículos industriales. El primer camión tiene una capacidad de 4 toneladas y un motor de 24 HP de potencia, derivado del modelo 24 HP Corsa de 1902 con el cual Vincenzo Lancia se adjudicó la victoria en la carrera Sassi Superga.

Durante 1904, se produjeron 268 vehículos. Contaba con una dotación de 500 operarios y los modelos estaban comprendidos en dos gamas bien diferenciadas; los 16/20 HP destinados al uso urbano, con carrocerías espaciosas y los 24/32 HP diseñados para uso deportivo, con distancia entre ejes reducida y carrocerías abiertas. Gran parte de la producción se exportaba a Francia, Gran Bretaña y los Estados Unidos.

En 1905, Fiat absorbió la Officine Ansaldi, creando la Fiat Ansaldi que posteriormente se transformó en la Societá Brevetti Fiat encargada de la producción de vehículos es uso ciudadano con transmisión cardánica.

 

La motorización popular

 

En 1910 se iniciaron las pruebas de un prototipo denominado "Tipo Zero"; el auto fue presentado al publico en 1912 bajo el nombre de Fiat Zero y a principios de 1913, de las amplias instalaciones de la calle Dante salieron los primeros ejemplares destinados a la venta. Concebido como un automóvil de carácter popular, se impuso muy pronto y hubiera tenido un suceso todavía mayor de no desencadenarse la Primera Guerra Mundial que obligó a suspender su producción. De todas formas, se fabricaron aproximadamente 2.000 ejemplares, sin duda muchos para la época.

Con el Zero, nacieron los dos componentes que caracterizaron a Fiat a partir de ese momento; la producción en gran serie y la idea del auto popular.

El Zero era no solo un auto económico, directamente era un "autito" a causa de sus 1.846 cm3 de cilindrada, considerando que en 1912 la mayor parte de los automóviles tenían motores de 4 o 5 litros. Tenia un solo tipo de carrocería, la "torpedo" que en aquel tiempo caracterizaba al clásico auto para la familia. Posteriormente, se añadiría una carrocería tipo spider.

Durante la guerra, la Fiat, como todas las demás industrias europeas produjo elementos bélicos, destacándose la construcción de motores marinos y de aviación, pero sobre todo debe recordarse la fabricación del primer avión Fiat, el tipo Farman 5B de 1915.

 

La post guerra

 

Iniciada con el Zero la producción en gran serie, el principal problema era la unificación de las partes componentes de los diferentes tipos de autos. Esto y la introducción de la soldadura eléctrica fue lo que determinó el éxito del modelo 501 que Fiat presentó a principios de 1919. Con este auto, Fiat lanzó por primera vez un modelo completamente nuevo tanto en sus líneas como en su mecánica. Estaba proyectado por un abogado, Carlo Cavalli, convertido en director técnico y realizado con tres tipos de carrocería: berlina, torpedo y spider. El motor era un cuatro cilindros de un litro y medio de cilindrada que desarrollaba una potencia de 23 HP a 2.600 rpm. Se produjo hasta 1926 y los 45.000 ejemplares resultaron un suceso para la Fiat, sobre todo en el extranjero. De la versión de serie derivo un modelo deportivo realizado en 1920.

El "Super Fiat" de 1922, fue un intento de emular a los grandes autos de lujo norteamericanos. Carrozado en dos versiones, torpedo y dorsay - torpedo, ostentaba un motor de 12 cilindros en V de 6.800 cm3, válvulas a la cabeza, encendido por alta tensión, provista por un acumulador, avance automático también regulable a mano y frenos en las cuatro ruedas con servofreno hidráulico, todo producto de la experiencia adquirida en la construcción de coches de Grand Prix. También en ese año entra en producción el 519, un seis cilindros de 4.766 cm3 de gran lujo, equipado con frenos en las cuatro ruedas con servo freno hidráulico como el Superfiat y volante regulable en altura.

En 1925 se produce otro suceso comparable al del Zero; nace el modelo 509, un utilitario de cuatro plazas con motor de 4 cilindros de 990 cm3 y 22 CV de potencia.

La crisis del año 1930 (que afectó a Italia en 1931) encontró a Fiat con modelos un poco anticuados nacidos en 1927 como el 520, el primer Fiat con volante de dirección a la izquierda. Tanto el 520 como el 525 estaban equipados con motores de seis cilindros no muy potentes pero de gran torque. Ya en 1928 se había adoptado la tapa de cilindros de aluminio para los motores de serie.

En el Salón de Milán de 1932, se presentó el Fiat 508 - Balilla revolucionario vehículo utilitario publicitado por Fiat como "el automóvil finalmente dirigido al pueblo, el regalo de Fiat a los italianos". De construcción totalmente metálica se ofrecía en tres versiones, berlina (la más solicitada), torpedo y spider con motor de 4 cilindros en línea de 995 cm3, velocidad de 85 Km/h y consumo de 7 - 8 litros cada 100 km. En 1933, derivada del 508, salió a la venta una hermosa versión deportiva denominada 508 S y en 1934 la versión de cuatro velocidades. Entre 1932 y 1937 se fabricaron nada menos que 113.000 unidades, incluida una furgoneta.

Si el Balilla revolucionó el campo de los vehículos utilitarios, en 1935 con la presentación del 1500 se repitió el hecho entre los medianos. Tres eran las características fundamentales del 1500; carrocería aerodinámica, viga central que soportaba la carrocería y motor de seis cilindros de un litro y medio. Asimismo, la suspensión delantera independiente era otro adelanto técnico del 1500.

1936 y 1937 fueron también dos años destacados en la historia de Fiat, pues en ambos se produjeron lanzamientos revolucionarios como los del Topolino y el 1100.

 

Topolino: Para trabajar y divertirse

 

En 1936, un año después del nacimiento del 1500, Fiat presentó otro auto revolucionario, el Fiat 500 popularmente bautizado "Topolino". El árbol genealógico del 500 se remonta a 1915 con un primer prototipo y un segundo en 1919 con motor de 760 cm3. Otros estudios fueron realizados en Fiat entre 1920 y 1933, pero solo al año siguiente parece propicio el momento de lanzar el "autito para el trabajo y la distracción".

Proyectado por un grupo dirigido por Antonio Fessia y Dante Giacossa, el primer requisito que se debía obtener era el poco peso, al cual se debía llegar reduciendo las dimensiones generales, particularmente la distancia entre ejes y las trochas, pero esto no debía implicar reducir la habitabilidad. Los asientos situados equidistantes de los ejes de las ruedas, con evidente beneficio del confort de marcha, permitían utilizar al máximo el largo de la carrocería; vale decir que los mismos fueron ubicados adelante respecto de la posición que ocupaban comúnmente en los autos de dos plazas. Esto obligó a trasladar más adelante también en el motor que fue montado en una original posición. Parece ser que el Topolino fue ideado en realidad como un tracción delantera; eso explicaría la ubicación del radiador por detrás del motor y la suspensión delantera a ballesta transversal semieliptica, la más apropiada para no interferir con los semiejes oscilantes.

El chasis estaba compuesto por un robusto travesaño que soportaba el motor y en el cual se concentraban los esfuerzos principales, sobre todo las reacciones de la dirección y la suspensión, de modo que la única tarea que le quedaba a los livianos largueros, era la de soportar exclusivamente el peso de la carrocería.

El interior no era de dimensiones muy generosas, pero dos personas de talla superior a la media podían viajar cómodamente, mientras que en la parte trasera quedaba un amplio espacio para el equipaje.

El auto era muy bajo y esto comprendía también la altura del centro de gravedad conformando una característica considerada como valioso factor de estabilidad en curvas. Con la nueva dirección, la suspensión delantera a ruedas independientes y la racional distribución de pesos, fue resuelto el problema de la tenida de ruta a cualquier velocidad.

Disponía de una caja de cuatro velocidades y los frenos eran hidráulicos. La carrocería era muy aerodinámica, completísima en accesorios y las prestaciones brillantes.

El motor era un cuatro cilindros en línea de válvulas laterales de 570 cm3 de cilindrada con la tapa de cilindros en aluminio y desarrollaba una potencia de 13 CV a 4.000 rpm.

Se presentó en dos versiones: "transformabile" (descapotable) y berlina. El parabrisas y las ventanillas laterales de grandes dimensiones permitían máxima visibilidad.

En 1948, se modificaron la carrocería y el motor adoptando la denominación 500-C. Además de la berlina, era interesante la versión "giardiniera" que representa uno de los primeros ejemplos de pequeña station-wagon. En el motor se adoptó la posición de válvulas a la cabeza.

Una profunda transformación del popular 500 se produce en 1949 con el modelo C fundamentalmente renovado en la carrocería y mejorado en la mecánica.

 

2da parte: El Millecento y su evolución

El 3 1/2 HP era publicitado como sólido y elegante vehículo de paseo para la familia.

 

La fábrica de Turín y la primera línea de montaje de motores Diesel marinos

 

En el 8 HP de 1901, el motor se ubicó en la parte delantera. Su producción era de un ejemplar por semana.

 

El 12 HP tenia chasis de madera reforzado por escuadras y travesaños metálicos.

 

El Topolino tenia un livianísimo chasis que se aprecia en la transparencia. Exteriormente no demostraba su verdadera capacidad y comodidad interior

Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter

 

 

 

 

 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto Lopez

email gustavolopez@testdelayer.com.ar

Cantidad de visitas